lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Líder y liderazgo

 todos y cada uno de los partidos políticos tienen su líder el cual aporta según sus cualidades mayor o menor interés a las cuestiones políticas de las que trate y se enfrente a ellas con determinación y sobre todo con firmeza, sabiendo en cada instante lo que tiene y debe responder a su adversario político, la cualidad de mayor interés radica en que conecte con el electorado y este asume su carisma, si lo tiene, de lo contrario será un político poco valorado por sus votantes, la indefinición, la duda y los ambages no son buenas compañeras de viaje en la política y los enfrentamientos lo son todavía peor.

Una vez expuesto el contexto principal, cabe decir de los políticos españoles, que carecen de carisma hacia su respectivo electorado, la política asume que marcha por un camino y los votantes por el otro, es decir que nuestros políticos están más preocupados por mantener sus asientos que en defender y dar salida a los problemas de sus ciudadanos, los cuales están huérfanos de liderazgo, ya que no les representan en la legislatura, solo les interesan al momento de la votación en las urnas, después, si te he visto, ni me acuerdo.

Cualquier político que se precie, cuida su imagen, su vocablo y sobre todo su lenguaje corporal, por el contenido del mismo se puede observar, si lo que dicen es cierto y lo van a cumplir o si salen por los Cerros de Úbeda. Todo es cuestión de fijarse y analizar la compostura de cada uno de ellos y lo que da de momento, es aquel famoso dicho de “a río revuelto ganancia de pescadores”. Que es lo que pasa en la política española, puede pasar en otras también, pero lo que interesa al ciudadano español, es lo que sucede dentro de sus fronteras y la verdad que no es para dormir tranquilo, viendo la deriva de este país, sin líder ni liderazgo.

Sánchez, asume que es un perfecto embaucador de tiempo a plazo fijo, dice lo que quiere con su tranquilidad de que no lo va a cumplir, o al menos, está en su pensamiento dejar todo a una última carta. Casado, carece de carisma, titubea en sus planteamientos, débil en sus respuestas como oposición, mientras que Ayuso, es carismática y afronta las decisiones difíciles con una naturalidad que asombra, de modo que, Sánchez, perdió su batalla al enfrentarse a ella por el gobierno de la Comunidad de Madrid, desde entonces, viendo los pésimos resultados, no volvió a entrar al trapo, tiene temor a que los resultados de futuro sean peor de lo previsto.

Casado ó mejora en política de aquí a las próximas elecciones o deja paso a Ayuso como candidata mejor posicionada para lograr una significativa mayoría parlamentaria. Caso contrario, el partido se verá con una posible abstención no deseada en las urnas y otra parte de su electorado se decantará por el líder Abascal, el cual tiene carisma y liderazgo. La cuestión es que Casado de momento, está muy verde para ser elegido presidente. Tiene que madurar mucho y lograr carisma, ser líder y tener liderazgo, de lo que carece hoy en día.

Líder y liderazgo

Te puede interesar