lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Deuda pública

Ahora que el año se va terminando, es buen momento de analizar como marcha la deuda publica española, lleva un tiempo que va mal, de capa caída y con números rojos, el incremento de la deuda en los últimos años fue descomunal, al pasar de un billón de euros, en el año 2019. A la actual cifra desorbitada de 1,504 billones de euros, en tres años ha subido el 50% de la que habida entonces, alcanzando el 116% del PIB español, en el tercer trimestre de este año 2022. 
 

Esta se ha incrementado con respecto al año anterior en más de 71 mil millones de euros, situándose como uno de los países más endeudados del mundo, con respecto a su economía. Si vamos atrás en el tiempo en 1980, la deuda era tan solo de 16 mil millones de euros, apenas el 14% del PIB, con ratio de 425 euros por habitante, hoy, sube a la astronómica cifra de 32.000 euros por cada ciudadano, a pagar en un futuro cercano, a las generaciones impositoras, con lo que sus nóminas se ven más gravadas y las empresas con más problemas.
 

Hay que tener en cuenta que los años 2020 y 2021 fueron nefastos para la economía española y hubo necesidad de tirar de la deuda, que en su mayor parte fue adquirida por el Banco Central Europeo, por cuestiones de la pandemia, para que la economía española, no se fuera a la quiebra técnica. Lo que acontece, es que, después de pasar el gran bache, la deuda, lejos de aminorar, sigue creciendo todavía más, cuando en este ejercicio de 2022, las arcas del Estado han registrado su mayor entrada de liquidez, que se podía haber destinado algo de este flujo, aminorar dicha deuda. Pero no se hizo y ésta se sitúa en máximos históricos.
 

¿Puede España, seguir en esta línea de crecimiento de deuda de forma indefinida? Por supuesto que no, ni se lo permitirá la Comunidad Europea, está llegando al límite de su endeudamiento económico. Es como una familia, que gasta todos los meses más de lo que ingresa, puede ir tirando de crédito, pero cuando este supone un riesgo, la entidad cierra el grifo, para poner orden en sus cuentas. Esto será lo que acontezca con España en su economía, llegado el momento, de que, no se pueda asumir más deuda, al ser esta demasiado elevada.
 

El caso, que España, sin saber los motivos, sus gobiernos, no dedican una parte de sus ingresos para amortizar deuda y la que pidan, sea siempre inferior al importe solicitado, para que haya un remanente menor cada año en el saldo de la deuda, de lo contrario a este paso, si el gobierno entrante, no toma solución alguna al respecto, la deuda seguirá disparada durante más años, mayor importe tocara a repartir entre los que, deben amortizarla.
 

Como bien dice mí amigo Tomás, con esta gente no hay manera de hacer cuentas, siempre salen negativas y a pagar cada vez más impuestos.

Deuda pública

Te puede interesar