Viernes 24.05.2019

La coalición internacional se desmarca de Estados Unidos y relativiza la amenaza de Irán

 Responsables del Ejécito de Tierra británico resaltan que no se produjo un aumento de las amenazas

 

el ideal gallego-2019-05-15-031-b80915b8
el ideal gallego-2019-05-15-031-b80915b8

La coalición internacional liderada por Estados Unidos que combate el yihadismo en Siria e Irak se desmarcó ayer de Washington al rechazar que Irán represente una amenaza creciente para las tropas desplegadas en la región, tal y como sostiene el Gobierno del presidente Donald Trump.


“No, no se ha producido en Irak o en Siria un aumento en las amenazas por parte de fuerzas respaldadas por Irán”, declaró desde Bagdad un portavoz de la alianza, el mayor del Ejército de Tierra británico Christopher Ghika, durante una rueda de prensa que pudo ser seguida desde el Pentágono.


El militar explicó que existe “un abanico de amenazas” a las que tienen que hacer frente las tropas estadounidenses y de la coalición desplegadas en Siria e Irak; y reconoció que Irán “es parte del mismo”, pero insistió en que no se produjo “un aumento en el nivel” de las mismas.


“Estamos vigilando de cerca a grupos paramilitares chiíes Vigilamos a diferentes grupos y ajustamos nuestras medidas de seguridad en función de las necesidades”, dijo Ghika, quien rechazó confirmar si se había aumentado el nivel de protección de la base de la coalición en Bagdad.

Aumento de la presencia
En los últimos días, el Gobierno de Trump reforzó su presencia militar en el golfo Pérsico argumentando que, según apuntan algunos informes de inteligencia, Irán representa una “amenaza creciente”.


A pesar de que Ghika rechazó en repetidas ocasiones que la amenaza iraní se haya incrementado, el militar británico aseguró que sus palabras no entran en contradicción Washington.


“No creo que estemos a paso cambiado con la Casa Blanca en absoluto”, indicó el mayor, que no fue capaz de detallar cómo es posible que sus declaraciones no entren en conflicto con el discurso de la Administración estadounidense y se limitó a repetir que existen diversos grupos que suponen una amenaza para las tropas de la alianza.


El lunes, la cartera de Defensa estadounidense informó de que existían indicios de que Irán se preparaba para “llevar a cabo operaciones ofensivas contra fuerzas e intereses estadounidenses”.


Ante esta situación, el Pentágono ordenó el despliegue del portaaviones “USS Abraham Lincoln” y de su flotilla de combate en aguas del golfo Pérsico y envió bombarderos a Catar. 

Mientras, en España, la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, justificó la retirada temporal de la fragata española “Méndez de Núñez” del grupo de combate encabezado por el portaviones “USS Abraham Lincoln” en el hecho de que EEUU decidiera un cambio de misión unilateral no pactado con España.

“Nosotros no le reprochamos en este momento al Gobierno de los Estados Unidos que se haya salido del acuerdo que habían firmado (con España), sino que lo respetamos. Obviamente ellos tienen que respetar también que nosotros estemos estrictamente a los términos del acuerdo que firmamos”, defendió la ministra en funciones en Bruselas en declaraciones a la prensa al ser preguntada por si teme un deterioro en las relaciones con EEUU.

Robles insistió en que la interrupción “provisional” de la fragata española en la integración en el grupo de combate estadounidense “entra dentro de la normalidad” tras alegar que la nueva misión del portaaviones decidida por Estados Unidos en el marco de la reciente escalada militar con Irán no se ajusta al acuerdo.

Comentarios