jueves 24/9/20

Alemania amplía los test de Covid-19 a los viajeros como una alternativa a la cuarentena

Las pruebas se realizarán a todos los extranjeros en las terminales de autobús y tren y en los aeropuertos 
Un grupo de pasajeros esperan en la cola de embarque del aeropuerto de Duesseldorf, Alemania | sascha STEINBACH (efe)
Un grupo de pasajeros esperan en la cola de embarque del aeropuerto de Duesseldorf, Alemania | sascha STEINBACH (efe)

Alemania ha extendido los tests de coronavirus a los viajeros que regresan al país, a modo de alternativa a la cuarentena obligatoria para quienes proceden de zonas de riesgo, y los ofrece ya en estaciones de tren y terminales de autobuses, además de aeropuertos.
Teóricamente, esta semana iba a implantarse la obligatoriedad de hacerse la prueba a todo el que regresara de regiones de riesgo -calificación en la que incluyeron las autoridades alemanas el viernes pasado a Cataluña, Navarra y Aragón, además de Luxemburgo, que ya estaba en la lista, en lo que compete a territorio de la Unión Europea (UE)-.

Pendiente de concreción
La normativa está aún pendiente de concretarse. El ministro de Sanidad, Jens Spahn, trabaja en su elaboración junto con los poderes regionales y demás autoridades implicadas, mientras desde la página del Ministerio de Asuntos Exteriores se explica que los test son aún “voluntarios y gratuitos”.
Someterse a un test, independientemente del lugar del que se proceda, da al ciudadano cierta “claridad”, aunque no seguridad absoluta sobre su situación. El resultado del test, sea en el aeropuerto, estación o terminal de autobuses, se comunica al afectado en las 24 horas siguientes, durante las cuales el viajero debe quedarse en cuarentena domiciliaria.
Si es negativo, se le recomienda hacer una segunda prueba, igualmente gratuita, en los tres o cuatro días siguientes -durante los cuales debe evitar asimismo contactos y quedarse en casa-. Si es positivo, deberá quedarse en cuarentena domiciliaria los 14 días siguientes.

Críticas a la gratuidad
Spahn defiende la opción de hacer cuantas pruebas sean necesarias, frente a quienes desde la oposición liberal han criticado que sean gratuitas, y desde el Colegio de Médicos se ha advertido que la oferta puede desbordar su capacidad.
La llegada de pasajeros por vía aérea sigue un 80% por debajo de lo que sería habitual en estas fechas, según datos del aeropuerto de Tegel -uno de los dos que operan en Berlín-. En junio, sin embargo, la caída se reflejaba en un porcentaje aún peor, un 97%, de modo que se habla de cierta recuperación, en medio de la situación de derrumbe.
Desde que se habilitaron centros para esos test en Tegel, el miércoles pasado, y en el segundo aeropuerto berlinés de Schönefeld, el viernes siguiente, se realizaron 2.300 pruebas, según el cómputo de las autoridades de la capital y ciudad-estado. Menos de un 1% fueron positivos, informó el hospital universitario berlinés la Charité, que centraliza los análisis.
En Fráncfort, el mayor aeropuerto del país, el porcentaje de positivos es del 2,5%, nivel parecido a los de Düsseldorf, Múnich y Hamburgo, donde asimismo se ofrecen pruebas gratuitas y voluntarias desde la semana pasada a todos los viajeros que lleguen a las instalaciones.
En la terminal de autobuses de Berlín las pruebas se practican desde el lunes; se estima que el ritmo de actividad será menor, puesto que apenas llegan ahí unos 300 pasajeros diarios procedentes de zonas de riesgo. 
En las principales estaciones de ferrocarril del país se están asimismo habilitando los correspondientes centros, a la espera de que se concrete la normativa de actuación de cada “Land”, a los que les corresponde implantar las medidas puesto que el Ejecutivo central carece del poder necesario para hacerlo. l

Comentarios