miércoles 25/11/20

Casi la mitad de los gallegos están confinados en sus municipios

Los cierres perimetrales de las áreas urbanas afectan al 45% de la población de la comunidad
Controles a la salida de Vigo | SAS (EFE
Controles a la salida de Vigo | SAS (EFE

Casi la mitad de los 2,7 millones de personas que residen en Galicia se verán afectadas por las restricciones de movilidad impuestas desde ayer por la Consellería de Sanidade para evitar la propagación del virus y que entran en vigor a las puertas de un fin de semana en el que se preveían numerosos desplazamientos por la celebración del Día de Todos los Santos.

De este modo, con la imposición de las restricciones en las siete ciudades y algunos de sus ayuntamientos de influencia, el 45% de los gallegos quedan confinados en sus ayuntamientos o áreas.

Esto se suma a que, con el cierre de la frontera con Portugal y el cierre perimetral decretado por las comunidades de Asturias y Castilla León, Galicia se encuentra, en la práctica, aislada.

Las limitaciones de entrada y salida quedan establecidas para Santiago, Ames y Teo; para Ferrol, Narón, Fene y Neda; para A Coruña y Arteixo; para Pontevedra, Poio y Marín; y en los municipios de Vigo y de Lugo, así como para Vimianzo (A Coruña), aparte de los que ya estaban en la zona de Ourense, O Carballiño y Verín.

Eso sí, las restricciones se hacen de manera “envolvente” para el grupo de ayuntamientos por lo que se permiten los desplazamientos entre los municipios limítrofes cerrados, por ejemplo entre Santiago, Ames y Teo.

Junto con las limitaciones de desplazamientos, los municipios de Ames, Teo, Ferrol, Narón, Fene, Neda y Vimianzo pasan al nivel 3 de restricciones y, adicionalmente, solo podrá haber reuniones de personas convivientes.

Esta restricción de reuniones también se aplicará en los municipios que ahora se encuentran en nivel 2, como son los de A Coruña, Arteixo, Pontevedra, Poio, Marín, Vigo y Lugo. En total, una treintena de localidades tendrán limitadas las reuniones a solo personas convivientes.

Extensión de las medidas

El conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, explicó, en la rueda de prensa tras la reunión del subcomité, que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia, que se trata de “limitar los movimientos de entrada y salida en la Galicia urbana” con motivo de este fin de semana.

Sin embargo, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha apuntado como “posibilidad” extender los cierres perimetrales de las ciudades y de la limitación de las reuniones a solo convivientes a otros fines de semana, según dijo en un acto en Mos.

García Comesaña reconoció que las restricciones adoptadas por el Gobierno gallego pueden ser “algo similar” a las de la Comunidad de Madrid, pero insistió en que en Galicia se trata de una medida específica “adecuada” a la situación epidemiológica y a la especificidad de este fin de semana.

Apeló al “sentido común” para que esta festividad del Día de Difuntos o Samaín, “no sea como las anteriores” con numerosos desplazamientos a cementerios y reuniones familiares, sino un “día distinto”.

García Comesaña insistió en que se trata de adoptar medidas para evitar la movilidad para “proteger vidas” en este “fin de semana tan especial” y volvió a descartar, de momento, un cierre perimetral de la comunidad.

En este sentido, el conselleiro de Sanidade que “el problema epidemiológico está ahora mismo en las siete grandes ciudades” y algún municipio de su área y apeló a la responsabilidad de todos los ciudadanos para que permanezcan en sus domicilios y estos días no sean “una oportunidad perdida” para frenar la expansión del virus.

En ese sentido, la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán Parrondo, subrayó que los datos epidemiológicos de Galicia “motivan las medidas”, tras registrar una incidencia acumulada a siete días de 154,76 casos por 100.000 habitantes, lo que se traduce en “de manera continua” un mayor número de casos e incidencia; mientras que a catorce días se coloca con 265,98.

“Galicia sigue creciendo en número de casos”, matizó, para indicar que se mantiene entre las cuatro comunidades con menos incidencia acumulada.

En cuanto a la comarca de Santiago, comentó que se ha “notado que las medidas que se han tomado están haciendo efecto”, pero no se sitúa “en el nivel deseado” en incidencia acumulada. En concreto, puntualizó que en la capital a siete días se registran 234 casos por 100.000 habitantes y 457 a 14 días.

Con respecto, a los municipios de Pontevedra y Poio resaltó un “incremento importante” en el número de casos de 140,5 a 206 esta semana en el primero. Y sobre el de Vigo hizo hincapié en que “presenta una situación epidemiológica “que preocupa”. l

Comentarios