lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Aumentan los donantes a los bancos de alimentos, aunque la crisis reduce la aportación individual

Los Bancos de Alimentos de las cuatro provincias gallegas destacan el éxito de la 'Gran Recogida' de productos efectuada en las últimas fechas y que ha ido, reconocen, según lo previsto. No obstante, precisan que la crisis por la subida de la luz y de los precios hace que personas que antes donaban más ahora aporten menos cantidad, lo que se suple con la solidaridd de otras y de entidades.

 

En declaraciones a Europa Press, Conchi Rey, presidenta del Banco de Alimentos Rías Altas -- que atiende a la provincia de A Coruña-- ha cifrado, entre donaciones económicas y de alimentos, en unos 350.000 kilos lo recogido. "Era la meta que teníamos".

 

"La gente dona menos porque económicamente no lo puede afrontar igual que antes, pero están donando más personas", señala. "Antes alguien te daba cuatro kilos --de alimentos-- ahora te da dos o uno", explica.

 

Mientras, apunta a una mayor demanda por parte de las entidades a las que distribuyen por lo que incide en la necesidad de mantener e impulsar las campañas con los supermercados y grandes superficies ya que los productos de la 'Gran Recogida' "pueden durar tres o cuatro meses".

 

PERFIL DEL DEMANDANTE
Respecto al perfil del demandante, afirma que ya antes de la pandemia se situó en personas de "clase media baja". "Matrimonio con dos hijos o tres, en el que trabaja uno en un trabajo más o menos precario", asegura en referencia a unas personas con unos ingresos de "800 o 900 euros" que, añade, "no les llega" tras pagar los recibos. "O pagas todo eso o comes". A este perfil, suma el de una mujer sola con niños y otro "del que nadie habla".

 

"Las personas que cobran una pensión de invalidez, que son pensiones rídiculas, a veces 400 euros o 500 euros". "Y esa gente que ha trabajado toda su vida en algo y ahora no puede trabajar", apostilla.

 

ALIMENTOS PARA EL PRIMER TRIMESTRE
En la misma línea, Iván Martínez, presidente del Banco de Alimentos de Vigo, que atiende la provincia de Pontevedra, destaca el resultado de la 'Gran Recogida' de este año, cifrando en 350.000 los kilos de alimentos recaudados en los 135 supermercados de esta provincia y con presencia de unos 2.000 voluntarios y voluntarias.

 

"Nuestro objetivo para esta campaña era aproximarnos a los 300.000 kilos de comida, por lo tanto, hemos cumplido y superado el objetivo que nos habíamos marcado", explica. Con ello, harán frente a las necesidadas de las 20.000 personas vulnerables a las que atienden. "Tendremos abastecidos nuestros dos almacenes (el de Vigo y Pontevedra) hasta el primer trimestre del próximo año", apunta tras recordar que sus estanterías estaban "prácticamente vacías de productos básicos".

 

"Siempre que pedimos ayuda, la ciudadanía responde", añade sobre la solidaridad, aunque admite que se viven "tiempos complicados" con una inflación "disparada". "Y, por eso, este año donar ha tenido más valor y lo agradecemos enormemente".

 

Coincide, por otra parte, en que "la situación más que compleja de las familias está llevando a que personas que nunca habían necesitado ayuda del Banco de Alimentos, ahora estén siendo atendidos por nosotros". "En los hogares se prioriza el pago del alquiler o la hipoteca, así como los gastos fijos, y, después, cuando tienen que comprar alimentos directamente no llegan y, ahí, estamos nosotros".

 

TRABAJADORES EMPOBRECIDOS
"Cualquier persona puede convertirse en beneficiario porque su situación económica ya estaba muy ajustada y, ahora, directamente, ya no llega a fin de mes". "También, de un tiempo a esta parte, estamos ayudando a trabajadores empobrecidos, es decir, personas que, aún teniendo un empleo, su precariedad no le permite sobrevivir económicamente", recalca.

 

Como los anteriores, Amadora Núñez, presidenta de Banco de Alimentos de Lugo, resalta que la 'Gran Recogida' "funcionó muy bien" con la obtención de 150 toneladas de productos en su caso. "Hemos pedido arroz, pasta, harina, azúcar, lentejas, aceite de girasol", cita como ejemplos a los que suma la leche ya proporcionada por las empresas lácteas.

 

Además, resalta la participación de distintos colectivos como gimnasios o asociaciones y recuerda que el reparto siempre es a través de entidades con las que colaboran. "No de forma directa", precisa.

 

Sobre el perfil del demandante, explica que "antes si la persona tenía un trabajo aunque no fuese muy allá le alcanzaba, pero ahora no", indica sobre aquellos salarios más bajos. Junto a las mujeres solas con hijos, apunta a personas mayores que cobran una pensión "y están dando de comer a hijos y a nietos". "Esas personas que tienen un sueldo les damos una vez o dos veces al mes, no las cuatro semanas".

 

En el caso de Ourense, Cecilio Santalices, presidente del Banco de Alimentos, destaca que son "muchos" los colectivos, desde empresas a entidades, que colaboran. "Hemos vuelto a los datos previos a la pandemia", asevera en referencia a 2019. "En los puntos en los que hemos podido poner voluntarios, los datos son muy buenos", afirma respecto al descenso registrado en 2021.

 

"La intención de la solidaridad y la generosidad en la provincia sigue siendo la misma, las personas que pueden han hecho un esfuerzo mayor y otros que colaboraban, desgraciadamente, esta vez no han podido", señala, como otros, por la subida de la carestía de la vida. Al hilo de ello, insiste, como los anteriores, en la situación de aquellas personas que, con trabajo, se les hace "cuesta arriba" llegar a fin de mes y que, por eso, solicitan productos.

Aumentan los donantes a los bancos de alimentos, aunque la crisis reduce la aportación individual

Te puede interesar