lunes 16.09.2019

Los protagonistas del Ferrol medieva lRoi Xordo y Pedro Padrón

Roi Xordo. Grabado de Luis Seoane
Roi Xordo. Grabado de Luis Seoane

Dentro del contexto del levantamiento medieval irmandiño deben citarse dos personajes de la comarca ferrolana, Roi Xordo y Pedro Padrón, hasta ahora ambos poco estudiados. El primero, Roi Xordo fue un hidalgo gallego, nacido en A Coruña y vecino de Ferrol, que el año 1431 fue promotor y líder de la Irmandade Fusquenlla durante la primera Guerra Irmandiña, cuando se alzaron los vecinos de Ferrol, Pontedeume y Vilalba contra la extrema opresión del señor del territorio, Nuño Freire de Andrade, el Malo.


Al frente del levantamiento, englobando al mundo rural y urbano, se puso Roi Xordo, hombre sagaz y valeroso, que atacó con 3.000 hombres el castillo de Moeche, de donde logró escapar Nuño Freire hacia Pontedeume. El hidalgo coruñes, con una fuerza que superaba los 10.000 hombres, incluyendo gente de Mondoñedo y Lugo, siguió su avance hacia Pontedeume y Betanzos, pese al intento de avenencia de López de Mendoza, arzobispo de Santiago, que se entrevistó con Roi Xordo en Betanzos.


Finalmente Roi Xordo atacó Santiago, donde se había refugiado Freire de Andrade. Rechazado por las tropas del arzobispo compostelano, el líder irmandiño se retiró hacia Pontedeume, cercando el castillo de la Noguerosa, donde se refugiaba la familia del señor de Andrade.
Rehecho Núño Freire, con sus tropas reforzadas y mejor equipadas, consiguió romper el cerco y derrotar al ejército irmandiño el año 1435, contándose entre los muertos el propio Roi Xordo.
Hay que recordar que en el caso de Ferrol, el levantamiento se hizo en defensa de los seculares privilegios y libertades que gozaba como villa de realengo. Precisamente del mítico Roi Xordo, cantado por el poeta Lorenzo Varela y llevado al lienzo por Luis Seoane, se escribe que realizó su primera proclama antiseñorial en la Praza Vella de Ferrol.


En este contexto de la revuelta irmandiña, los vecinos de Ferrol comisionaron a Pedro Padrón, procurador del Concello, para su protesta ante el rey Juan II de la postura sostenida por los señores de Andrade, opuestos al deseo de los vecinos de Ferrol de continuar siendo villa de realengo, un antiguo privilegio confirmado el año 1429 por el propio rey Juan II.


El 18 de enero de 1432, Pedro Padrón protestó de los agravios recibidos por parte de los Andrade, compareciendo delante del palacio real de Zamora, durante la convocatoria de Cortes del rey Juan II en aquella localidad para presentar a su heredero Don Enrique. Como Ferrol no tenía representantes en Cortes, el rey Juan II y su valido, el condestable de Castilla Álvaro de Luna, no recibieron al procurador ferrolano, solicitando Pedro Padrón la presencia del notario público Álvaro Alfonso para hacer una enérgica protesta frente las puertas del palacio, ante dicho notario y siendo testigos varios vecinos de A Coruña y Pontedeume.


El documento de protesta se conserva en el Archivo General de Simancas. Sección do Patronato Real, con el título de “Protesta de Pedro Padrón, procurador en Ferrol por el señorío de la villa, que quiere conceder el Rey a Pedro Fernández”. El documento fue transcrito posteriormente por los historiadores Benito Vicetto, Montero Aróstegui y Couceiro Freijomil.

Como se lee en el documento, Pedro Padrón, tras protestar de “de los muchos males, e daños, cohechos, despechamientos e arranzonamientos e muertes de omes e presiones e despoblamientos de la villa” por parte de Nuño Freire de Andrade y su hijo Pedro Fernández, advierte que el rey Juan II pretende entregar el señorío de la villa de Ferrol a su citado hijo, en contra de los privilegios concedidos por los antecesores del monarca, rematando su alegato diciendo que “no consienta en ninguna gracia é merced que de la dicha villa é su tierra sea fecha al dicho Pero Fernández”.


En lo que se refiere a la personalidad de Pedro Padrón, según escribe el historiador Souto Vizoso, vivió en el barrio ferrolano de Ferrol Vello y fue lugarteniente de Roi Xordo en la revuelta irmandiña del año 1431. Reunido el Concello de Ferrol en su consistorio de la Torre do Castro, se encargó a Pedro Padrón, como procurador y síndico del mismo, la presentación al rey Juan II una documentada querella contra la casa de Andrade, un encargo que Pedro Padrón cumplimentó de forma valiente y arriesgada.


El historiador ferrolano Victorino Novo y García obtuvo el 19 de agosto de 1879 el primer premio de la Rosa de Oro en los Juegos Florales de Ferrol con un largo romance titulado “La protesta de Pedro Padrón”, luego publicado en su libro “Romancero de Galicia”, editado el año 1887 en A Coruña con un prólogo de Benito Vicetto.


Al principio del siglo XX el médico y escritor ferrolano, Emiliano Balás Silva, escribió una serie de romances dedicados a personajes gallegos, con el título de “Crónicas gallegas medievales”. Dentro de esta serie aparece un poema titulado “Pedro Padrón y su protesta”, en el que hace una apasionada alabanza del síndico del Concello de Ferrol.


Como ya recordó Pedro Gambón en este periódico, ambos personajes, Pedro Padrón y Roi Xordo, nacido en Ferrol el primero y vecino de la ciudad el segundo, conservan en la urbe sendas calles con sus nombres. De la misma forma, dos asociaciones vecinales, una del barrio de A Magdalena y otra del Inferniño, llevan sus respectivos nombres.
[email protected]

Comentarios