lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Problemas de la adjudicataria retrasarán la obra de Fontelonga

Pardo Bajo está prácticamente concluida, a falta de árboles y luminarias| e. c.

Dificultades económicas de la empresa adjudicataria de las obras del parque de Fontelonga, en el barrio de Caranza, hacen peligrar el cumplimiento de los plazos establecidos para esta reforma, que actualmente se encuentra parada.
 

El concejal de Urbanismo, Julián Reina, evitó profundizar en el tema, señalando que se está intentando encauzar la situación, si bien confirmó que la empresa había solicitado una rescisión del contrato, aunque no se aportaba la justificación de la misma. Conversaciones posteriores llevaron a la conclusión de que los problemas son económicos, de la propia firma, y ahora se está barajando alguna solución que no pasaría por esa rescisión pero que sí provocará algún retraso en los plazos, toda vez que ahora mismo está parada la obra. Se calcula que se demorará la conclusión de los trabajos un mes, aproximadamente.
 

Pardo Bajo

La que sí parece llegar a su fin en breve es la humanización de la calle Pardo Bajo, cuya prórroga concluye este mismo sábado –la segunda–. Actualmente, como explicó ayer el edil de Urbanismo, Julián Reina, está casi rematada la colocación del pavimento, a falta de una intersección, y solo quedaría la plantación de los árboles y la colocación de las luminarias.
 

Con respecto a la primera cuestión, los cerezos ya estarían disponibles si bien se está analizando cuál sería el mejor momento para la plantación. Así, en el proyecto constructivo se apuntaba a que los mejores meses serían entre noviembre y marzo. El edil apuntó a que serán los técnicos los que analicen si hay posibilidades de adelantar esa plantación en función de las condiciones del árbol y garantizando la calidad de la plantación.
 

Con respecto a las luminarias, los problemas radican en los suministros y no solo afectan a esta obra sino que, aseguró Reina, es un problema general del sector. Cuando se realizan las solicitudes de material ya no hay stocks, por lo que el suministro se demora mucho más que en las obras que se llevaban a cabo hace un tiempo, antes de la crisis energética y de transporte.
 

El edil garantizó, de todos modos, que la calle estará abierta en el plazo estipulado –el sábado–, aunque no sea con todos los suministros. Con respecto a si se necesitará o no otra prórroga del contrato para hacer frente a esos “flecos”, el edil indicó que se está definiendo, ya que podría producirse una recepción de la obra con reservas.
 

Tampoco se ha decidido todavía cuál será la fecha en la que la hostelería de la calle podría volver a instalar sus terrazas, aunque la idea del Concello es que sea “cuanto antes”. Para eso, cuando concluya la pavimentación, habrá una reunión con la dirección de obra y la empresa para analizar las posibilidades.

Problemas de la adjudicataria retrasarán la obra de Fontelonga

Te puede interesar