jueves 09.07.2020

Los jubilados reclaman servicios de calidad ante los centros geriátricos

La CIG convocó sendas concentraciones ante la residencia de San José, en Narón, y la de Caranza
Cerca de una treintena de personas se concentraron a las puertas de la residencia de Caranza, en Ferrol | D.A.
Cerca de una treintena de personas se concentraron a las puertas de la residencia de Caranza, en Ferrol | D.A.

Los pensionistas y jubilados convocados por la CIG se concentraron ayer ante las residencias geriátricas gallegas para reclamar un sistema de atención a los mayores y dependientes “100% público, galego e de calidade”. Las movilizaciones también tuvieron repercusión en la comarca de Ferrol donde los manifestantes se concentraron ante las residencias de Caranza –cerca de una treintena de personas entre los que se encontraban trabajadores de las instalaciones– y San José, en Piñeiros (Narón), donde la afluencia de manifestantes no llegó a la decena.

Los convocantes pusieron el acento en las graves carencias asistenciales y la “nefasta xestión do modelo privatizado promovido pola Xunta do PP, cuxas consecuencias quedaron en evidencia na pandemia da Covid19”. Incidieron en que la pandemia sacó a la luz la precariedad tanto asistencial como laboral que existe en estos centros “tras anos de recortes orzamentarios en materia de política social e de fomento dun modelo de atención que prima o lucro privado sobre o benestar e a seguridade das persoas”.

La CIG recordó ayer que solo el 25% de las plazas que actualmente hay en residencias geriátricas en Galicia, son públicas. “O resto das prazas que existen ou son privadas (e con prezos prohibitivos) ou funcionan en réxime de concerto coa administración. Acceder a unha destas prazas resulta dificultoso e en non poucas ocasións implica, ademais, que a persoa beneficiara teña que residir afastada da súa familia”, señalan.

Críticas al modelo

Los datos de contagios confirmados, el elevado número de muertes, la ausencia de protocolos homogeneizados o la opacidad con la que las direcciones de los centros privados abordaron la emergencia sanitaria son, para el colectivo de la CIG, muestra clara de la necesidad de romper con este modelo fomentado por el Partido Popular. Aseguran del mismo que está “baseado en engordar os beneficios dunhas poucas empresas privadas a conta de recortar en persoal, en atención, en medios e nas condicións laborais das traballadoras e dos traballadores”. l

Comentarios