martes 10.12.2019

Jenaro Pérez Villaamil y Duguet

Retrato de familia
Retrato de familia

El pintor y dibujante Jenaro Antonio Pérez Villaamil y Duguet nació en el barrio ferrolano de Esteiro el 3 de Febreiro de 1807. Era hijo de Manuel Pérez Villaamil, profesor de Topografía y Dibujo, y de María Antonia Duguet González. Niño precoz, el año 1812, con cinco años de edad, ingresó en el Colegio Militar de Santiago, donde su padre era profesor, siendo nombrado a los 8 años Ayudante Profesor de Dibujo a las órdenes del padre, para justificar un sueldo del Estado. También recibió clases de dibujo en la Sociedad Económica de Amigos del País de Santiago, donde era profesor su tío Antonio Duguet, pintor miniaturista. 

Con doce años su familia se trasladó a Madrid, iniciando Pérez Villaamil estudios de literatura en el Colegio San Isidro de Madrid, que abandonó el año 1823 para incorporarse como subteniente a las fuerzas constitucionales que luchaban contra los invasores franceses. Herido de gravedad en Sanlúcar la Mayor fue trasladado a Cádiz, donde asistió como alumno a la Academia de Bellas Artes, dedicándose a la acuarela. Quedó a residir en Cádiz, donde alcanzó cierta fama como pintor hasta su traslado a Puerto Rico el año 1830 para cumplir varios encargos de pintado.

De vuelta a España el año 1833 conoció al pintor escocés David Roberts que influyó en su obra, marcada por un singular romanticismo, aunque en la obra de Pérez  Villaamil se advierten influjos de otros pintores ingleses y franceses, creando unos cuadros de amplia perspectiva, tono vibrante y colorido cálido y suave. Establecido en Madrid el año 1835 fue nombrado miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la que sería director el año 1845. El año 1840 fue nombrado Pintor de Cámara de la reina Isabel II. En el campo cultural fue socio fundador del Ateneo de Madrid y del Liceo Artístico y Literario.

Durante la regencia del general Espartero, estuvo exiliado en Francia, Bélgica y Holanda entre los años 1840 y 1844, siendo considerado como una de las grandes figuras de la pintura paisajística española. Casado con Teresa Ruiz Perelló, de la que tuvo un hijo, Jenaro Pérez Villaamil falleció de una dolencia hepática en Madrid el 5 de junio de 1854, a los cuarenta y siete años de edad, siendo enterrado en el cementerio madrileño de San Justo. Su muerte coincide prácticamente con el fin del Romanticismo y la llegada del Realismo, quedando su memoria olvidada, aunque sería recuperada a partir de mediados del siglo XX. 

Debe destacarse la amplísima producción de Pérez Villaamil, destacando tanto sus acuarelas como sus dibujos y litografías. Dentro de una perspectiva histórica y romántica, según estimaciones de sus biógrafos pueden llegar a ocho mil los lienzos que pintó, algunos de mediano y pequeño formato, además de datarse en más de dieciocho mil el número de sus apuntes, bosquejos y dibujos.  

 José de Zorrilla, le dedicó el año 1837 la vibrante poesía La noche de invierno, donde le cantaba al pintor ferrolano:

Tú pintarás las memorias 
que nos quedan por fortuna; 
yo pìntaré las historias 
que vida a tus cuadros dan.   

En los últimos años de su vida Pérez Villaamil realizó varios viajes por Galicia, después  de su definitivo regreso a España en Agosto de 1844, habiendo editado en París su notable obra ilustrada España Artística y Monumental. Entre julio y septiembre de 1849 recorrió varias localidades de la provincia coruñesa, entre ellas Pontedeume, Betanzos y Ferrol. 

Cinco de los dibujos realizados en este viaje del año 1849, tienen un especial interés para Ferrol. Se trata de los titulados ”La Graña”, “En La Graña”, “Mugardos”, “Astilleros de la Graña” y “Bahía del Ferrol desde Mugardos”. Están realizados con lápiz de trazo fino sobre láminas de papel, y reproducen escenas de lugares reconocibles de la ría ferrolana, mostrando interesantes detalles de época, con fechas 30 y 31 de Agosto de 1849.

Mientras los cuatro primeros dibujos muestran diferentes visiones de A Graña y su muelle, el astillero del Reverbero y el muelle de Mugardos, el último de ellos representa una escena marinera donde aparecen un conjunto de barcas usadas en la ría ferrolana, varias de ellas los conocidos faluchos de velas latinas, con sus tripulantes en plena faena marinera.  

Es abundante el número de cuadros y dibujos de Jenaro Pérez Villaaamil que se conservan en los Museos de Pontevedra y de Bellas Artes de A Coruña, fruto de sus viajes a Galicia, además de su numerosa representación en el Museo de Prado de Madrid. En lo que se refiere a Ferrol, ciudad natal del artista, apenas se conserva alguna colección de dibujos y unas pocas acuarelas dispersas de temas variados. 

 Además de numerosos autores españoles que escribieron sobre su vida y abundante obra, lo hicieron escritores gallegos como Neira de Mosquera, Vesteiro Torres, Manuel Murguía y Sánchez Cantón. Entre los autores locales estudiaron su obra Felipe Bello Piñeiro, Leyra Dominguez, Fernando Urgorri y Guillermo Llorca. 

La revista FerrolAnálisis publicó el año 2007, bicentenario de su nacimiento, un trabajo sobre su obra durante los viajes que realizó a Galicia. Su nombre dado a una calle y un busto pétreo en el Parque Municipal son el testimonio de su recuerdo en su ciudad natal. No tuvo continuidad el Premio de Dibujo Artístico de su nombre, instituido por el Concello el año 1897. 

[email protected]

Comentarios