La grúa pórtico, un emblema de la zona que ha cedido parte de protagonismo a las “jackets”

La actividad de la grúa pórtico se ha retomado con la construcción de jackets | j.m.

La grúa pórtico de Perlío es un emblema del astillero fenés, de Astano en su día y de Navantia hoy. Con motivo de su cincuenta aniversario se pintó de verde, el color más intenso que se le recuerda hasta la fecha, que la hace más visible y llamativa desde la distancia, si cabe. Esta instalación se gestó al amparo de otro gran hito del ente naval como fue la construcción del super petrolero Arteaga (cuya botadura data del 15 abril de 1972). Se trató entonces del octavo buque más grande del mundo y el mayor construido en España hasta la fecha. Además fue también el primero del mundo fabricado sobre grada, pues hasta entonces todos los grandes petroleros habían sido erigidos en dique seco. Este buque junto a otros diez más fueron fruto del contrato más grande firmado en la historia por un astillero de la época, con fecha de mayo de 1969.


La grúa pórtico tuvo una importancia capital en la producción naval local, ya que permitía operar en dos gradas a la vez, construyendo dos super petroleros en el mismo espacio de tiempo, algo muy beneficioso y competitivo teniendo en cuenta la alta carga de trabajo del momento. Esta instalación, buque y seña durante años de la antigua Astano, de Izar después y de Navantia en la actualidad, se empezó a construir en 1971 y se convirtió en una destacada obra de ingeniería. Se encargó de montarla la empresa española Maquinista Terrestre Marítima, aunque con tecnología y diseño alemán, ya que el contrato se adjudicó a la firma de capital bávaro PHB.


Este gigante –hoy de un controvertido color verde tras las mejoras acometidas el año pasado por su 50 aniversario– se convirtió en la grúa más grande de todas las que se habían montado en Europa en su época. Se inició su montaje a finales de 1971 y concluyó en diciembre de 1972 (en las fotos). Desde entonces, “la pórtico”, como se le conoce entre los vecinos del lugar, es algo más que un emblema, lleva ahí 50 años ya y es difícil imaginar el astillero sin ella, del color que sea y con o sin jackets. “Aunque no funcionara y no diera servicio al astillero yo la dejaría ahí para siempre, es testigo de lo que fue el astillero, un elemento más de nuestro paisaje industrial”, explica Jesús Ángel, de la Asociación de Vecinos de Perlío. 

La grúa pórtico, un emblema de la zona que ha cedido parte de protagonismo a las “jackets”

Te puede interesar