CCOO critica los “incumplimientos” y la opacidad en el plan estratégico de Navantia

Desde CCOO se censuró la falta de información sobre los retrasos en diversos aspectos del Plan Estratégico | jorge meis
|

La federación de Industria del sindicato CCOO censuró ayer los múltiples “incumplimientos” en el Plan Estratégico de Navantia en áreas como inversiones o formación. Así lo expresó ayer el secretario general de Industria-Galicia, Víctor Ledo, que, acompañado del presidente del comité de empresa de la factoría de Ferrol, Emilio García; el secretario de la sección sindical de CCOO en el astillero ferrolano, Miguel Pol; y la secretaria general de Industria-Ferrol, Nuria Fernández –la presidenta del comité de Fene, Adela López, finalmente no pudo asistir–, hizo un análisis de la situación actual de los astilleros ante el “inminente” comienzo de la construcción de las fragatas F-110.

Así, Ledo señaló que su sindicato impulsó “la creación, aprobación y negociación de ese Plan Estratégico” en 2018; una iniciativa que, recordó, se asentaba sobre cuatro pilares: “un plan comercial y de operaciones; un plan de eficiencia operativa que además recogía unos objetivos como reducir costes y los procesos de fabricación; la modernización de los centros; y el plan de rejuvenecimiento de las plantillas”.




Compromisos


El problema, según señala el secretario general, es que, tras la firma del Plan Estratégico, llegaron los incumplimientos, comenzando por la creación de una comisión de seguimiento de los acuerdos alcanzados. Según afirmaron los representantes sindicales, durante los últimos tres años nunca se ha convocado la mencionada comisión; una situación que, además, se ve agravada por los continuos cambios en la cúpula directiva del grupo naval. “Hace un año se le comunicó al nuevo presidente la convocatoria de esa comisión, importantísima, porque es donde se pondría encima de la mesa cómo iban los compromisos (...) o por qué no se cumplieron”, apunta Ledo.

Entre otros ejemplos, el secretario general señaló la situación del Plan de Inversiones, donde se incorpora “todo lo que tiene que ver con la optimización de la fabricación integrada”. En esta área, apunta, se deben distinguir dos “vertientes” de cara a la modernización del astillero: la fabricación física y todo lo relacionado con la transformación digital. Así, en el primero de los casos, Víctor Ledo volvió a insistir en la necesidad de contar con un dique seco; una petición, aseveró, “reiterativa y necesaria”. En este sentido, el secretario comarcal se lamentó de que, pese a que la propia Navantia consideraba en el pasado esta infraestructura como necesaria, a día de hoy resulta inviable por falta de financiación –recordando que no se contempló ni en los Presupuestos Generales del Estado ni en el período de presentación de enmiendas de los mismos–.



Astillero 4.0


El segundo de los casos, la transformación digital de las instalaciones –la afamada adaptación al modelo de Astillero 4.0–, estaría sufriendo retrasos, según afirma el sindicato, lo que podría poner en riesgo “los períodos de fabricación de las fragatas F-110 y la optimización de recursos económicos”. En este sentido, según explicó Miguel Pol, dicho retraso estaría afectando directamente a la viabilidad de las instalaciones e incluso tendría repercusiones en la industria auxiliar.

En este sentido, el secretario de la sección sindical aseveró que esta dilación supondría “sobrecostes” en el propio proceso de transformación, que a su vez podrían afectar al resto de operaciones al tratar de recortar gastos en otras áreas. En cuanto a la cadena de suministro, es decir, las industrias auxiliares y proveedores, Pol advierte de que el retraso podría llevar a que “no esté preparada para el cambio de los programas informáticos”. “Nosotros nos hemos comprometido a desarrollar un Gemelo Digital, a automatizar las instalaciones, (...) a que nuestra cadena de suministros se fidelice y sea una parte de Navantia y el retraso en la transformación digital supone volver a modelos obsoletos que va a haber que cambiar el día de mañana y no tener preparada y formada a la industria auxiliar”, aseguró Miguel Pol.

Respecto a esta cuestión, no obstante, fuentes de la empresa aseguraron a este Diario que el plan de transformación digital “sigue su curso” y que, gracias al mismo, “Ferrol va a ser un astillero de última generación y de referencia en la construcción de fragatas”.



Transparencia


Por último, desde el sindicato se censuró que la dirección y presidencia de Navantia está actuando con “opacidad” en todos estos aspectos, no respondiendo a las cuestiones que le plantea la parte social.

De esta forma, Ledo plantea que la compañía debe dar explicaciones de los retrasos en todos los procesos de transformación; en las incorporaciones de personal e incluso en cuestiones como por qué “hubo en tres años cuatro cambios de presidente de la compañía y tres cambios en la Dirección del astillero”. 

CCOO critica los “incumplimientos” y la opacidad en el plan estratégico de Navantia