miércoles 20.11.2019

La segunda noche de protestas desata una batalla campal en las calles de Barcelona

Los manifestantes lanzan “piedras y ácido”, mientras los Bomberos intentan apagar las 
múltiples hogueras 

Varios Mossos caminan hacia una barricada | TONI ALBIR (EFE)
Varios Mossos caminan hacia una barricada | TONI ALBIR (EFE)

El centro de Barcelona se convirtió en el escenario de una batalla campal por segunda noche consecutiva, tras la manifestación que convocaron ayer los CDR y que derivó en enfrentamientos entre grupos de manifestantes violentos y la policía.

Después de concentrarse en la confluencia de la Gran Vía con la calle Marina, una parte de los manifestantes se dirigieron a la consellería de Interior, donde lanzaron objetos contundentes, como piedras y botellas, a los agentes apostados alrededor del edificio, que respondieron con varias cargas.

Barricadas

Ante esta respuesta policial, varios centenares de jóvenes violentos se dispersaron por las calles cercanas a la consellería de Interior y levantaron barricadas.

También tiraron motocicletas al suelo y prendieron fuego a contenedores de basura, que hicieron arder coches situados cerca del lugar, con lo que se repitieron escenas de fuego en las calles como las vividas anoche en el paseo de Grácia.

Los Mossos pidieron no acercarse a la zona de los disturbios y alertaron de que algunos de los manifestantes lanzan “piedras y objetos con ácido”, mientras camiones de los Bomberos intentan apagar algunas de las múltiples hogueras encendidas en la zona.

En un intento de proteger la consellería de Interior, situada en la calle Diputación, los Mossos recurrieron a cargas y furgonetas de este cuerpo recorrieron a gran velocidad puntos como la plaza Tetuán para dispersar a los manifestantes.

Con la cara tapada

Los manifestantes, algunos de ellos con capuchas y la cara tapada, prendieron fuego a algunas vallas de obra y lanzaron piedras y botellas a los agentes, a pesar de que otros intentaban evitar que adoptaran actitudes violentas.

Tras un paréntesis en los enfrentamientos, que se produjeron en céntricas avenidas y calles de Barcelona como la Gran Vía o el paseo de Sant Joan, la Policía Nacional también participó en cargas contra los manifestantes.

Los manifestantes incluso utilizaron un contenedor de obra y desmontaron un andamio y arrancado señales de tráfico para usarlos en las barricadas y hogueras que prendieron en la calle, que impregnaron de olor a quemado el Eixample de Barcelona.

Las hogueras del centro de la capital catalana provocaron momentos de tensión entre algunos vecinos. Uno de ellos bajó a la calle con un bebé en brazos, preocupado por que las llamas no alcanzaran su edificio, mientras otros bajaron de los portales para aparcar sus vehículos en otros lugares y evitar que las llamas de los contenedores los quemaran.

También hubo preocupación por la proximidad de las llamas a una gasolinera de la zona, lo que llevó a un operario a usar una manguera de ese establecimiento para intentar que el fuego no se acercara al lugar.

Los enfrentamientos, durante los cuales la policía utilizó proyectiles de foam, se produjeron cuando la concentración convocada en la confluencia de la Gran Via con la calle Marina, hasta entonces pacífica y que reunió a unas 22.000 personas –según la Guardia Urbana–, se trasladaorn frente al departamento de Interior.

Telemadrid denunció que uno de sus cámaras resultó herido durante la manifestación, al recibir el golpe de una lata lanzada, al parecer, por algún manifestante.

Un total de catorce personas resultaron heridas y una fue detenida durante las protestas, informó el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y los Mossos d’Esquadra.

Once de los heridos fueron atendidos por el SEM en Barcelona, donde esta noche se han producido fuertes enfrentamientos entre manifestantes y policías.

En estos mismos altercados localizados alrededor de la sede de la conselleria de Interior de la Generalitat, los Mossos detuvieron a una persona, según la policía autonómica.

El resto de los heridos contabilizados hasta las 22.00 horas han sido atendidos en Sils (Girona), Girona y Sallent (Barcelona), donde también ha habido protestas y manifestaciones.

La persona herida en Sils ha sido trasladada en estado grave al hospital y el resto de los heridos están siendo atendidos en centros sanitarios o ambulancias y todavía ninguno ha sido dado de alta.

Por otra parte, unas 27.000 personas, según fuentes de Ómnium Cultural y la ANC, llegaron al final de la primera de las tres jornadas previstas por las cinco marchas por la libertad para confluir en Barcelona mañana, cuando se convocó una jornada de huelga contra la sentencia del procés.

Comentarios