domingo 20/9/20

El frenazo en el sector turístico y hostelero perjudica también al mercado del alquiler de pisos

Los impagos se triplicaron hasta alcanzar un 15% en julio y crecen las negociaciones de precio y moratorias
Dos personas pasan por delante de una inmobiliaria | Pedro Puig
Dos personas pasan por delante de una inmobiliaria | Pedro Puig

La pandemia golpeó de lleno a la economía española haciendo mella también en el mercado del alquiler, que se vio contagiado por el frenazo turístico y hostelero y que encara una nueva etapa marcada por las “cláusulas Covid”, la morosidad, las bajadas de rentas o el exceso de oferta. 

Los expertos lo tienen claro. En un contexto como el actual la caída de los precios del alquiler empieza a evidenciarse. La situación económica o laboral, la vuelta de los pisos turísticos al alquiler tradicional ante la falta de demanda, el aumento de la morosidad, el exceso de oferta o el cambio en las preferencias de los inquilinos están detrás de este cambio de tendencia.

La firma inmobiliaria RE/MAX constata un aumento histórico de la oferta, más que duplicándose en muchas áreas, tras las rescisiones contractuales de aquellos inquilinos que tuvieron que dejar su vivienda y volver a sus ciudades de origen, buscar opciones más económicas o que se vieron obligados a compartir piso. 

En cuanto al mercado no residencial, sobre todo locales comerciales destinados a la hostelería y al retail, no cesó la oleada de cierres ante un “stock” que nunca antes se había visto y que se extiende incluso a las zonas prime, según reconoce Ángel Matarranz, agente de RE/MAX Urbe.

En su opinión, lo normal es que esta situación tienda a estabilizarse en los próximos meses, si no hay nuevos confinamientos, y que 2021 pueda ser el año de la vuelta “a la vieja” normalidad. 

En España durante los primeros meses de la pandemia se produjeron leves reajustes de precios, que no superaron en términos generales el 5 %, según señalan desde Arrenta. 

Los descensos en el precio del alquiler afectaron sobre todo a las zonas más pobres y de peor calidad, una caída que también se constató en la vivienda vacacional al atraer a menos turistas. 

Además, en las zonas de viviendas de alto standing los propietarios valoran ahora mucho más la solvencia del inquilino y están abiertos a ajustar el precio.

El portal inmobiliario Pisos.com ya constata descensos en las grandes capitales de provincia como Madrid, Valencia, Palma de Mallorca o Barcelona, donde en esta última se abarataron los alquileres un 10,5 % en agosto.

Desde la Agencia Negociadora del Alquiler, su director general, José Ramón Zurdo, coincide en que se están produciendo muchas negociaciones de precio, más que rebajas, y moratorias en el pago de la renta cuando se trata de propietarios particulares. 

No obstante, en el caso de sociedades y fondos, sí se produjeron algunas rebajas de precios.

Por su parte, el director de Estudios y Calidad del Fichero de Inquilinos Morosos, Sergio Cardona, reconoce que las incidencias de pago crecen y entre abril y mayo se multiplicaron por cinco. Sin embargo, a diferencia de la anterior crisis, los dueños están esperando más a la hora de incluir a sus inquilinos en el fichero.

Según los cálculos de Arrenta, el aumento de impagos durante la pandemia se triplicó hasta alcanzar un 15 % en junio y en vista de esta tendencia recomiendan la contratación de seguros para asegurar el cobro de la renta.

Desde Alquiler Seguro también están observando mucha devolución de recibos, que se duplicó por dos, pero capacidad para abonarlos aunque más tarde, según explicó su consejero delegado.

Estos impagos se extienden más a zonas turísticas, el centro de Madrid e islas, agrega Carroza, que espera más morosidad de cara al próximo año y medio.

Comentarios