El Racing no baja el ritmo

Dani Nieto celebra con Luis Chacón el tanto que le dio la victoria al cuadro verde | alfaqui

Celta B 0-1 Racing


No baja el ritmo el Racing, que con la victoria conseguida sobre el Celta B (0-1) certifica que acabará la liga regular en la tercera posición, algo que ya tenía virtualmente asegurado. El triunfo logrado sobre un rival que también por pelea por meterse en el playoff de ascenso a Segunda, sin embargo, le sirve como ensayo de lo que le espera en esa fase de ascenso. Por ejemplo, que va a haber momentos de sufrimiento, como los pasados esta vez en la primera parte, pero también que el equipo ferrolano dispone de argumentos para derrotar a cualquier adversario que tenga por delante.


Salió el Celta B con mucha fuerza, demostrando que era el que más se jugaba en este partido –el filial celeste necesitaba ganar para sellar su presencia en un playoff de ascenso que el Racing ya tenía garantizado–. Así, a base de ritmo y velocidad, empezó a generar sus primeras ocasiones de gol –un remate de Miguel Rodríguez tras la colada de Fabrício, un disparo del propio delantero brasileño o una doble opción de Pampín y Miguel Rodríguez, otra vez– que, en algunos casos, no se tradujeron en gol de verdadero milagro. Enfrente, al equipo ferrolano no solo lo ponía en jaque su rival, sino sobre todo la desgracia de sufrir dos lesiones en veinte minutos, que lo dejaron sin Yeferson 

Quintana y sin Heber Pena.


Empezó a cambiar el partido poco a poco en cuanto el Celta B fue rebajando el ímpetu con el que había arrancado. En esta nueva fase, al menos, el equipo ferrolano ya no estaba tan sometido como lo había estado durante bastantes minutos. Incluso, sus primeros acercamientos a la portería rival le permitieron disfrutar de dos ocasiones más o menos claras –primero, un tiro franco de Joselu desde la frontal del área que se marchó alto; después, una acción de Alayeto desde la izquierda que terminó con un disparo que se fue ligeramente desviado–.


El filial celeste, de todas formas, siguió demostrando su peligro a la más mínima oportunidad. Así lo hizo el defensa Javi Castro en una doble ocasión que entre el cancerbero Gazzaniga y el larguero impidieron que se convirtiese en el primer tanto del Celta B. Sin embargo, el final de la primera parte fue más tranquilo para el Racing que el comienzo, así que al descanso el marcador mantuvo el empate inicial.


Cambio de guion

Cambió el guion del encuentro tras el descanso. Los primeros minutos, de hecho, fueron totalmente diferentes a cómo habían sido los de la primera parte, porque el Celta B no fue el equipo avasallador que había sido entonces, sino que se encontró con un Racing que controló la pelota como no lo había hecho hasta entonces, algo a lo que colaboró la entrada al campo de Dani Nieto. El control del partido, de esta manera, cambió de bando, a pesar de que el cuadro verde aún no era capaz de generar grandes ocasiones para marcar –la que tuvo el futbolista balear con un disparo que se marchó ligeramente alto fue la más clara de todas–.


Vivió el Racing más tranquilo el segundo acto a pesar de que su rival no dejó de intentarlo, pero no con la intensidad que lo había hecho en el primero. Sin embargo, cada vez que el cuadro verde recuperaba le pelota y se lanzaba a la portería contraria había sensación de que podía pasar algo... y así sucedió con una combinación entre Pumar, Luis Chacón y Dani Nieto que este último remachó al fondo de las mallas.


Quedaban menos de veinte minutos para el final del tiempo reglamentario y el Racing se dedicó a defender su ventaja con orden. Enfrente, a la desesperada, el Celta B buscó el empate. Pero este Racing no da opción a casi nadie que le pueda poner en peligro.

El Racing no baja el ritmo

Te puede interesar