miércoles 19.02.2020

Un punto para volver al buen camino

PONTEVEDRA 0 - 0 RACING

El Racing suma un punto en su visita al Pontevedra gracias a su trabajo a lo largo del encuentro

El portero racinguista Chema impide el remate del rival Javi Pazos durante el partido de ayer  | javier cervera/diario de pontevedra
El portero racinguista Chema impide el remate del rival Javi Pazos durante el partido de ayer | javier cervera/diario de pontevedra

La sangría de derrotas que había llevado al Racing a perder de forma consecutiva sus últimos cuatro partidos llegó a su fin gracias al punto sumado ayer en Pontevedra (0-0). No es el botín que pretendía pero, el menos, le devuelve parte de las que han sido sus señas de identidad a lo largo de la temporada y las que espera que lo conduzcan a una cómoda permanencia en la categoría de bronce que, sin embargo, se sabe que va a ser complicada por la igualdad reinante.

Varios cambios en el once titular –las entradas de Garrido, Javi Rey o Marcos Álvarez suplieron las vacantes de Villarejo, Fer Beltrán o Tavares– dieron cuenta del cambio de rumbo que pretendía acometer el Racing. Y, de entrada, el nuevo decorado no le sentó del todo mal al equipo ferrolano, que pareció mejor plantado sobre el terreno de juego. Incluso, a pesar de que las ocasiones de gol no abundaron, una de sus opciones –un cabezazo de Garrido a las manos del meta Edu Sousa tras un golpe franco lateral–se convirtió en la mejor opción de este tramo inicial.

Fue la acción que dio paso a los mejores instantes del Ponteveda, que empezó a crecer a medida que se adueñaba de la posesión de la pelota. Porque la velocidad con la que el cuadro verde perdía el balón permitió a su rival empezar a hilvanar acciones de peligro, como la que Álvaro Bustos finalizó con un cabezado al larguero en la mejor ocasión del cuadro local antes de que el encuentro llegase al descanso.

Espejismo

Un remate al poste de Joselu, tras una acción de Seoane por la banda derecha, fue el espejismo de que el Racing podía tomar un papel protagonista en la segunda parte del partido. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, porque el Pontevedra volvió a ser el del tramo final de la primera parte y, más por deméritos del rival que por los propios, llevó el partido a su terreno y cerca de la portería contraria.

Poco a poco, y sin apenas ocasiones que llevarse a su cuenta, el Pontevedra fue acusando con el paso de los minutos el esfuerzo realizado ante un rival que, por contra, pareció revitalizarse gracias a los tantos introducidos. Tanto, que el tramo final de partido fue más o menos tranquilo para un Racing que, gracias al punto sumado en este encuentro, mira el futuro con más optimismo por lo realizado.

Comentarios