Míchel Alonso : “Pelearemos por lo que podamos... pero sin dejar de trabajar”

Míchel Alonso, durante un partido con el Formentera, actual líder del grupo 3 de Segunda RFEF | sociedad deportiva formentera
|

Cogió las maletas Míchel Alonso (Ferrol, 1974) en el mes de agosto para iniciar una nueva etapa lejos de Galicia, donde había dirigido a más de media docena de equipos. Su destino fue la Sociedad Deportiva Formentera, escuadra que acaba de ascender a Segunda RFEF y con la que se acaba de proclamar campeón de invierno del grupo 3. Ahora, su intención es asegurar cuanto antes la permanencia en el cuarto nivel del fútbol español y, a partir de ahí, soñar con llegar a lo más alto. Será la confirmación de su nivel... a kilómetros de distancia.




¿Cómo analiza su experiencia actual en el Formentera?
Desde el principio sentí que aquí iba a tener lo que estaba buscando al salir de Galicia. Venía a un club serio, del que ya tenía referencias y, aunque hubo que trabajar mucho en verano porque tuvimos que fichar a mucha gente, tuve libertad para hacer las cosas como a mí me gustan. Pronto me di cuenta de que las buenas referencias que tenía se confirmaban y, a partir de ahí, la parte deportiva está saliendo muy bien desde el principio. Además, la experiencia de vida, aunque es un sacrificio porque vine sin mi familia, está siendo buena, muy, muy diferente a lo que estaba acostumbrado.

¿Lo futbolístico está saliendo mejor de lo esperado?
Las prestaciones del equipo a nivel clasificatorio superan las expectativas que podía tener cualquiera para un recién ascendido, un club que este año cumple cincuenta años de historia y que solo ha estado en Segunda B una temporada. Había mucha gente nueva, trece fichajes muy jóvenes... y estamos superando todas las expectativas. Pero cuando sales de casa, y vienes tan lejos, lo que tienes en la cabeza es hacer bien las cosas para dejar “pegada”. Por eso, lo logrado hasta ahora está muy por encima de lo que se podía pensar.



Las prestaciones que está dando el equipo superan lo esperado de un recién ascendido 



¿Qué objetivos se marca ahora el Formentera después de ser campeón de invierno?
El objetivo del club era salvar la categoría. Estamos en una competición en la que cinco equipos descienden con seguridad, y puede que un sexto lo haga también, así que para la mayor parte de los participantes, entre ellos nosotros, lo principal es salvarse cuanto antes. Pero nuestros objetivos son casi semanales y no voy a ser yo quien le ponga freno al equipo: vamos a pelear a lo que podamos llegar. Pero lo inteligente es seguir pensando en el trabajo semanal, que es una de las claves de que estemos tan arriba, y cambiar ahora de objetivo no es conveniente. Estamos ilusionados... pero a seguir trabajando.

¿Ha notado muchas diferencias con el fútbol de Galicia?
Sí que las hay. El estilo de juego de los equipos baleares es similar al de los catalanes, casi todos los campos, incluido el nuestro, son de hierba sintética. Era algo que también me motivaba, conocer las diferencias que hay con respecto a Galicia y que me han hecho tener que adaptarme.


Enseguida me di cuenta de que las buenas referencias que tenía de este club se cumplían 



¿Qué le parece el nivel que tiene la Segunda RFEF?
Con la reestructuración de las categorías, y también por ser la primera temporada, se notan niveles diferentes. Por ejemplo, en Primera RFEF hay bastante diferencia entre los dos grupos, porque el 2 está bastante por encima; y en Segunda RFEF sucede parecido, porque hay grupos que se parecen más a la antigua Segunda B y otros que se asemejan más a lo que era Tercera. La que me toca es una liga muy competida, igualada y cercana a lo que llevaba vivido hasta ahora en Segunda B.

¿Estar haciendo un buen papel tan lejos de Galicia lo reafirma como entrenador?
Los resultados que tuve en Galicia en los años que estuve están ahí. Solo tuve un cese en Ferrol, a las nueve jornadas, en el que pesaron más otros factores que los resultados, algo que puedo decir con el paso del tiempo. Venir a Formentera me ha servido para medirme fuera de mi zona de confort, en un entorno en el que tuve que aprender cosas a marchas forzadas y espero volver a repetir lo que ya hice en Galicia.

Míchel Alonso : “Pelearemos por lo que podamos... pero sin dejar de trabajar”