miércoles 28/10/20

Los vecinos de Maniños celebran la recuperación de su patrimonio cultural

Fruto del sentido comunitario de sus vecinos, la parroquia fenesa de Maniños celebró ayer la recuperación del retablo barroco de la capilla de San Pedro .

Patrimonio no autorizó el cambio de colores
Patrimonio no autorizó el cambio de colores

Fruto del sentido comunitario de sus vecinos, la parroquia fenesa de Maniños celebró ayer la recuperación del retablo barroco de la capilla de San Pedro –que se encuentra en el interior de la iglesia del Divino Salvador– con una misa y posterior ceremonia. Cerca de medio centenar de vecinos asistieron ayer al acto oficiado por el párroco Faustino Ramos Barreiro, el encargado de la apertura de la puerta que salvaguarda esta joya del siglo XVIII recuperada por la restauradora Olga Quintela, que ayer no se quiso perder su presentación.
Los trabajos, que ayer se presentaron a la feligresía, son el fruto de la contribución altruista de los parroquianos a través del  Café Benéfico. Una iniciativa solidaria que ya les permitió sufragar en 2007  la restauración de la capilla de San Pedro y posteriormente la recuperación de las imágenes de la Virgen del Rosa y de San Antonio y un conjunto de dos ánforas propiedad de la iglesia.  En esta ocasión, los trabajos, que contaron con el beneplácito de la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta, ascendieron a 7.416 euros.
Las felicitaciones se sucedieron entre los vecinos que se congratularon del resultado de los trabajos de los que podrán disfrutar a partir de ahora. 

Trabajo minucioso 
Las obras de recuperación del retablo de la capilla de San Pedro arrancaron el pasado mes de julio. Su mal estado de conservación –debido a la humedad y a la carcoma– obligaron a la restauradora, Olga Quintela, a desmontar y tratar una a una las piezas de madera de castaño de la composición. Además se sustituyó la base sobre la que se asentaba y se colocó un suelo aislante para evitar que la humedad traspasada de la piedra originara nuevos  desperfectos en el altar. También se procedió a la sustitución de los anclajes de la pared.  
En cuanto a los colores, tal y como ayer indicaron desde la organización del Café Benéfico, promotores de estos trabajos, solo se pudieron reponer las faltas que había con tonos actuales, toda vez que no se encontraron los colores originales del retablo y Patrimonio no autorizó su cambio.
La inauguración de ayer supuso la reapertura de la iglesia del Divino Salvador que se mantuvo cerrada al culto en los últimos meses con motivo del proceso de restauración del retablo de la capilla de San Pedro.
Los orígenes de este templo se remontan al año 1669, según recoge el libro de la fábrica de la parroquia de Maniños. Fue fundada por Pedro Tenreiro –en el centro del retablo luce el escudo de los Andrade y Tenreiro que recuerda el origen noble de la construcción–. 
En cuanto al retablo, según consta en la publicación, se trata de una obra de Enrique Rodríguez, vecino de O Puntal (Neda), contratada en el año 1780.

Comentarios