domingo 22.09.2019

La SGHN denuncia la destrucción de hábitats en Estaca de Bares

Aseguran que se han acometido actuaciones que han resultado muy perjudiciales para este espacio natural

Además de destacada referencia turística, la zona tiene gran valor medioambiental y ecológico y está protegido desde 1931
Además de destacada referencia turística, la zona tiene gran valor medioambiental y ecológico y está protegido desde 1931

El entorno del cabo Estaca de Baras, en Mañón, es uno de los espacios protegidos más emblemáticos y antiguos de Galicia, pues su protección medioambiental data de 1931, tras ser declarado Sitio de Interés Nacional por el Gobierno de la Segunda República. Posteriormente se vería afectado por nuevas figuras de protección y está integrado en Red Natura 2000, siendo declarado Espacio Natural Protegido con las medidas autonómicas Zona de Especial Protección de los Valores Naturales (ZEC) y Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA).

Es precisamente en este entorno natural único donde la Sociedade Galega de Historia Natural acaba de alertar de una serie de daños que se han realizado en favor del turismo y detrimento de del espacio natural. Aseguran que desde que se aprobó el instrumento de gestión, a través del Decreto 37/2014, el espacio “foi obxecto de múltiples afeccións moi negativas sobre o estado de conservación dos seus hábitats e as poboacións de especies de flora e fauna protexida”. Explican que estas acciones “constitúen un claro incumprimento da normativa europea,  estatal e autonómica”. Algunas de estas agresiones y alteraciones en el hábitat se producirían, según indican desde la SGHN, durante el desarrollo de la Vuelta Ciclista a España 2018 y como consecuencia de instalar en el lugar un palco para autoridades y vencedores de la etapa, los aparcamientos y distintas infraestructuras vinculadas con la realización de la referida prueba ciclista.

Un equipo de la Sociedade Galega se desplazó recientemente a la zona para comprobar su estado y constaron que se realizaron obras dentro de la ZEC Estaca de Bares, “carecendo do correspondente cartel anunciador”, afirman. Sostienen además que estas actuaciones fueron “promovidas pola Axencia de Turismo de Galicia e o Concello de Mañón e probablemente contasen con fondos da Unión Europea”.

Técnicos de la SGHN constataron “a artificialización e perda de hábitats e poboación de especies silvestres de flora e fauna nunha área de máis de 400 metros cuadrados na parte superior do cantil”, aseguran. Esta zona mantenía una serie de charcas temporales que según la Sociedade “servían de refuxio a distintas especies de invertebrados e anfibios”.

Entre otras anomalías, los responsables de la SGHN constataron también que en la zona se ejecutó un aparcamiento y un banco de piedra, “que responden a un tipo construtivo máis propio dunha zona urbana que dun espazo natural”. Este tipo de construcción posibilita que los posibles visitantes pisoteen el terreno.

También lamentan la construcción de un vial de acceso al faro y al castro de Estaca de Bares, dentro de la ZEC. Aseguran que parte del relleno de la pista procede de la demolición de una antigua sirena ubicada en un edificio de ladrillo. También critican que se alterase el único humedal higrófilo de la ZEC, en las instalaciones militares y su entorno, ocupado por hábitats de interés comunitario. Daños todos catalogados como “graves” y por los que preguntan a la Xunta.

Comentarios