Endesa adelanta a 2040 su pretensión de convertirse en 100% renovable

La central térmica de Endesa está operando de nuevo de forma circunstancial esta semana, aunque se mantiene su proceso de finalizar su producción energética con emisiones | jorge meis
|

Endesa ha presentado a la comunidad inversora la actualización de su plan estratégico para el período comprendido entre el 2022 y 2024 que se sustenta en dos grandes pilares. Primero, el crecimiento del 48% en la potencia instalada de fuentes renovables, hasta 12.300 megavatios. Con ello, el 92% de la producción peninsular de Endesa estará libre de emisiones de CO2 a finales del año 2024, apuntan desde la compañía con intereses en As Pontes. Asimismo, la inversión en renovables asciende a 3.100 millones.


La nueva potencia renovable que se sumará al mix energético de Endesa ascenderá a 4.000 MW. De ellos, el 90% será solar y el resto, eólico. El despliegue renovable crecerá a una media de 1.300 megavatios al año. Con ello, el 63% del parque generador peninsular estará libre de emisiones a cierre de 2024, apuntan.


El segundo pilar en el que se sustenta su estrategia es el impulso a la digitalización de la red, que absorbe otros 2.900 millones, un 12% más que en la planificación 2021-2023, explican. De ese importe, 1.300 millones se destinarán a la digitalización de estas infraestructuras. Gracias a ello se proseguirá con la mejora de la calidad de servicio y la reducción de pérdidas.


Endesa refuerza también su inversión en los negocios de comercialización, un 25% hasta 500 millones en el periodo, incrementando su cartera de clientes en el mercado libre hasta los 5,8 millones. Igualmente, la inversión destinada a desarrollar su área de electrificación de los usos energéticos, Endesa X, aumenta un 30% hasta 220 millones respecto al plan anterior.


Por otra parte, el 89% de la inversión prevista está directamente relacionada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que establece la ONU. Y más del 80% de la misma “está alineada con la taxonomía de la Unión Europea”, apuntan. En el mismo sentido, el porcentaje de la deuda corporativa ligada a objetivos de sostenibilidad pasará del 59% previsto en 2021 al 80% fijado para 2024.


Sostenibilidad financiera

En cuanto a los principales objetivos financieros, Endesa prevé un sólido incremento del beneficio bruto de explotación pasando de los 4.000 millones estimados a cierre de 2021 a los 4.7 mil millones previstos para 2024. Gracias a ello, el beneficio ordinario neto se incrementará un 18% hasta 2.000 millones.


La eléctrica mantendrá además la política de dividendo, extendiendo el 70% del “pay out” un año más, hasta 2024. Además, está preparada para acelerar su esfuerzo inversor en la segunda mitad de la década hasta totalizar 31.000 millones entre 2021 y 2030, un 22% más de lo previsto el año pasado. Además, de la inversión estimada a 2030, 12 millones se destinarán a nueva potencia renovable, para alcanzar los 24.000 megavatios operativos. Esa inversión es un 20% superior a la estimada hace un año. Con ello, el volumen de potencia renovable triplicará los 8.300 MW previstos a cierre de 2021.


Otros 12.000 millones, igualmente un 20% más que lo que se preveía el pasado ejercicio, se destinarán a digitalización y modernización de la red para mejorar la calidad del servicio y aumentar la base de activos regulados a más de 13 mil millones.


Además, Endesa asegura que adelantará a 2040 su reconversión hacia la total descarbonización, que prevé lograr sin usar técnicas de captura de carbono ni de compensación de emisiones.


De este modo la principal eléctrica del país asegura que se suma a la meta marcada en su día a nivel de grupo por su matriz, Enel. Así, la empresa acelera de esta forma la salida de su negocio de producción con emisiones, así como de venta de gas, y será así una compañía eléctrica 100% renovable y sin ligazón con tecnologías de producción o combustibles emisores.

Endesa adelanta a 2040 su pretensión de convertirse en 100% renovable