Las tres comarcas de Ferrolterra registraron en 2020 918 nacimientos y 2.453 muertes

La diferencia entre nacimientos y muertes no es favorable, aunque en la población influyen también las migraciones | d.a.

La natalidad continuó su descenso en las tres comarcas de Ferrolterra durante el año 2020, según la reciente estadística del movimiento natural de la población, publicada este viernes por el Instituto Galego de Estatística (IGE). Las muertes, en cambio, mantienen en la última década su estabilidad. Así, el saldo vegetativo es negativo y cada vez hay mayor diferencia entre los nacimientos y las defunciones. La cifra poblacional total no depende solo de estas cifras, sino también de los movimientos migratorios, que podrían compensar esta pérdida de habitantes. De hecho, los datos más recientes para el 2020, publicados por el IGE en agosto, ofrecen un saldo migratorio positivo en las tres comarcas (por primera vez en la última década, también en el Ortegal), aunque no tanto como para nivelar la pérdida por el movimiento natural (hubo 950 más inmigrantes que emigrantes).


La cifra total de nacimientos en Ferrol, Eume y Ortegal, en 2020, fue de 918 bebés (nueve menos que año anterior). La de muertes, 2.453 (52 más). Es una diferencia negativa de 1.535 personas, la segunda más alta de la última década, solo superada en 2018, que fue de -1.601, debido a que hubo más defunciones.


La natalidad en Ferrolterra en 2011 era de 1.481 personas. Esa cifra mantuvo un descenso continuo, con las únicas excepciones de 2014, 2015 y 2016. Después, reinició la bajada hasta descender del millar en 2019 (927) y llegar a los 918. La previsión para este año 2021 no es buena. El IGE publica también un adelanto del primer trimestre del año, aunque abarca solo el territorio gallego. Si en el primer trimestre de 2020 hubo en Galicia 3.850 nacimientos, en el mismo período de este año fueron 3.380.


En cuanto a las muertes, en 2011, en Ferrol, Eume y Ortegal fallecieron 2.332 personas, una cifra que fue incrementándose poco a poco, con picos en 2017 y 2018 (2.554 y 2.606 fallecimientos) y que en 2019 y 2020 descendió a 2.401 y 2.453, respectivamente, manteniendo pequeñas fluctuaciones.


El covid no parece haber tenido una influencia importante en la mortalidad. De hecho, en el año 2020, según el Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo), Galicia tuvo un único período de exceso de mortalidad respecto a lo previsto, entre el 24 de marzo y el 21 de abril. Otro segundo período extraordinario se produjo este año, entre el 15 y el 18 de octubre.


Un nacimiento en Cerdido

El detalle municipal indica que en las veinte localidades hubo nacimientos en 2020, un dato que mejora al del año anterior, cuando Mañón registró cero alumbramientos. Suben en la comarca del Eume (de 109 a 123, gracias al incremento en Cabanas, A Capela y Pontedeume), bajan en la de Ferrol (de 787 a 750, con aumentos de natalidad de Cedeira, Fene, Narón y Neda) y suben en el Ortegal (de 31 en 2019 a 44 en 2020, con saldos positivos en Cariño y en Mañón).


En los decesos, respecto a 2019, bajan en Neda, San Sadurniño, Valdoviño, Cabanas, A Capela, Monfero, Cariño, Cerdido y Mañón. El cómputo general de los 20 municipios, sin embargo, resulta en 52 fallecimientos más que el año anterior.


Lo unánime es el saldo vegetativo negativo. En todas las localidades de las tres comarcas mueren más personas de las que nacen. La situación es igual en toda Galicia, solo hay cinco concellos en los que no pasa esto y tienen más nacimientos que defunciones. Son Ames (+48), Arteixo (+2), Oroso (+3), O Porriño (+35) y Salceda de Caselas (+14).

Las tres comarcas de Ferrolterra registraron en 2020 918 nacimientos y 2.453 muertes

Te puede interesar