Los científicos avisan de que la erupción de La Palma no acabará ni a corto ni a medio plazo

Pedro Sánchez, con dirigentes locales, señala hacia el volcán en su visita de hoy a La Palma/EFE
|

Los indicadores que monitorizan los científicos en el volcán de La Palma, sobre todo las emisiones de dióxido de azufre, apuntan a que el final de la erupción no se va a producir ni a corto ni a medio plazo, según ha confirmado la portavoz del comité científico del Plan de emergencia volcánica de Canarias (Pevolca), María José Blanco.


El volcán está lanzando un penacho de gases a 3.000 metros de altura con cantidades elevadas de dióxido de azufre, 17.774 toneladas diarias, y esa medida tendría que bajar hasta 100 para pensar que la erupción toca a su fin.


Los otros dos parámetros que determinan la energía del sistema volcánico, la deformación del terreno y la sismicidad, también mantienen valores estables con respecto a días anteriores.


El director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ha informado de que la colada del flanco norte del volcán, que fluye hacia el oeste y noroeste y que ayer obligó a la evacuación de unos 800 vecinos del barrio de La Laguna, en Los Llanos de Aridane, "avanza muy lentamente" y cabe la posibilidad de que "aborte, que no vuelva a caminar". 


Pedro Sánchez pide paciencia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido "paciencia" a los palmeros y las palmeras porque, según los científicos, la actividad del volcán no parece que vaya a remitir por el momento, al tiempo que ha subrayado la importancia de la unidad de acción política de todas las administraciones.


"Sé que es muy difícil" pedir paciencia tras "las largas noches y los largos días" tras 24 días de erupción, ha dicho Sánchez en su cuarta visita a La Palma desde el 19 de septiembre, "que por desgracia no será la última".


Pero ha garantizado que todas las instituciones trabajan "codo con codo" al margen de diferencias ideológicas para salvaguardar la vida de la gente, atender a las necesidades inmediatas de alojamiento y preparar la reconstrucción y el relanzamiento de la isla.


Sánchez, que ha participado en la reunión de los comités científicos y técnicos del Pevolca, ha dicho que por ahora el Gobierno de España ha dedicado 214 millones de euros a esta emergencia, además de otros 10 para vivienda y enseres, pero la cuantía definitiva no se conocerá hasta que se proceda a "la reconstrucción total" y al "relanzamiento" de la isla, con la que están todos los españoles.


El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha ahondado en que en estos momentos no existen indicadores que hagan prever que "el final" de la erupción volcánica "esté cerca".


"Estamos a merced del volcán, que decidirá cuándo acaba. No parece que esté cerca su final, que es lo que deseamos y cada día pedimos para comenzar la reconstrucción" sin que haya que lamentar más daños que los que ya ha ocasionado, ha proclamado Torres.


La lava ha destruido casi 1.500 edificaciones

La lava que sale del volcán ha afectado por el momento a 656 hectáreas y ha destruido a su paso por el territorio 1.458 edificaciones, según la última actualización de Copernicus, el programa de observación de la Unión Europea.


En concreto, esta actualización del radar corresponde a la realizada el 12 de octubre a las 06.50 horas. De este modo, las hectáreas afectadas por la erupción del volcán se ha incrementado en 86,4 en relación a las 43 horas previas. Por su parte, las edificaciones detectadas destruidas experimentan un aumento de 135. 

Los científicos avisan de que la erupción de La Palma no acabará ni a corto ni a medio plazo