La falta de mano de obra amenaza 3.420 millones de los fondos para la rehabilitación

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez | isabel infantes
|

La escasez de mano de obra cualificada en el sector de la construcción amenaza la ejecución de los 3.420 millones de euros de fondos europeos que está a punto de recibir España para la rehabilitación energética de su envejecido parque de viviendas.


La patronal lleva meses alertando de la preocupación que existe en las empresas porque no hay trabajadores suficientes para la ingente cantidad de proyectos que se pueden financiar con la entrada masiva de los Next Generation y cifra en 700.000 el número de empleados que necesitan.


Aunque se prevé que puedan regresar muchos de los trabajadores que se pasaron a la hostelería tras la crisis de 2008, al sector de la construcción no le salen las cuentas, sobre todo en lo que se refiere a puestos cualificados.


Entre 2008 y 2020 el porcentaje de trabajadores menores de 34 años bajó en la construcción del 42% al 18% y en 2030 se jubilará el 30% de los profesionales especializados en sus oficios.


“¿Cómo vamos a incorporar 700.000 personas al sector cuando está pasando todo lo contrario y cómo vamos a construir todo lo que tenemos que construir con el personal cada vez más mayor y con menos formación?”, clamaba en un encuentro inmobiliario el secretario general de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Mariano Sanz.


Mientras él confía en paliar el problema con la nueva ley de formación profesional que tramita el Congreso, cada vez más voces apuestan por un cambio del modelo productivo.


Grandes promotoras como Aedas Homes y constructoras como ACR empujan para impulsar la construcción industrializada, lo que reduce los costes y el tiempo de fabricación y acaba con los ruidos, suciedad y molestias de las obras tradicionales.


Entretanto, el Consejo de Ministros aprobará mañana los decretos con las normas para movilizar 5.520 millones de euros de los fondos europeos en ayudas a la rehabilitación residencial a gran escala y a la construcción de viviendas sociales.


De ellos, 2.970 millones son para la rehabilitación energética e integral en 510.000 viviendas, mil millones para la construcción de 20.000 pisos de alquiler social, 450 millones para deducciones fiscales y 1.100 millones en avales del ICO para las comunidades de propietarios. 

La falta de mano de obra amenaza 3.420 millones de los fondos para la rehabilitación