Baxi Ferrol, un proyecto ilusionante

Foto | Jorge Meis
|

El Baxi Ferrol inicia mañana sábado ante el Campus Promete riojano –19.00 horas, A Malata– su tercera etapa en la máxima categoría del baloncesto femenino español, la Liga Endesa, en la que será su séptima temporada desde que en 2005, con solo ocho años de historia, lograse su primer ascenso a la entonces denominada LF-1.


El equipo que dirige el ferrolano Lino López llega al inicio de la competición tras haber transmitido buenas sensaciones en estas cinco semanas de preparación, pese a los contratiempos que ha tenido que sortear. La samoana Dynn Leaupepe, jugadora clave en el último ascenso, aún no ha obtenido el visado para poder viajar a Ferrol e incorporarse al grupo. Otra de las referentes que continúa de la campaña pasada, la norteamericana Jenna Allen, ha avanzado en su proceso de recuperación tras haberse roto en diciembre el talón de Aquiles. Su evolución es buena y está en disposición de disputar minutos en el debut liguero.


Leaupepe –cuando llegue– y Allen son dos caras conocidas del equipo universitario. Patri Cabrera, Natalia Rodríguez, Irene Garí y Sune Swart también continúan en un grupo en el que se han integrado las bases Carmen Grande y Alicia Villegas, las aleros Zoe Wadoux y Milica Ivanovic y la ala pívot Taylor Koenen. Las canteranas Sonia Bra, Carla Peña y Zaira González han formado parte del grupo de trabajo durante la preparación, que arrancó el 20 de agosto.


Un rápido retorno

Tras su descenso hace dos años y la suspensión de la competición en 2020 debido a la pandemia de coronavirus, el conjunto de la ciudad naval regresó a la elite el pasado mes de abril tras firmar la temporada perfecta: 29 partidos, 29 victorias.


Ahora, el objetivo es claro: asentarse en la máxima categoría y consolidar un proyecto en el que Lino López es la piedra angular. Unos días después del ascenso renovó su puesto hasta 2025, un contrato prácticamente insólito –por su duración– en el baloncesto de ese nivel que busca precisamente ofrecer la estabilidad necesaria para hacer de esta tercera etapa en la elite la más larga en la historia del club.


En el debut en la competición se presenta el Baxi con un balance satisfactorio en cuanto a resultados e ilusionante por cómo se han producido. Perdió en Ferrol ante el subcampeón de Europa, el Perfumerías Avenida, y derrotó dos veces al otro equipo gallego de la Liga Endesa, el Durán Maquinaria Ensino; la última, hace cinco días en la final de la Copa Galicia. Unas horas antes arrolló al Celta Zorka de la categoría de plata en la semifinal.


Las sensaciones transmitidas por el grupo se han traducido en entusiasmo, como prueba el hecho de que el club haya superado en las últimas horas la cifra de mil socios.


La propuesta del conjunto que dirige Lino López ha contribuido a ese estado de ánimo. Con un baloncesto intenso, rápido y muy fiable desde el perímetro –hasta siete jugadoras por partido han anotado desde la línea de 6,75–, el Baxi ha demostrado estas semanas que no será fácil ganarle. Al margen de la calidad de la plantilla –parece que la dirección deportiva y el cuerpo técnico han acertado plenamente en el perfil de jugadoras adecuado para su estilo de juego– y de una evidente profundidad de banquillo, hay un factor que ayudará a conseguir victorias en una competición de tanto nivel y a superar los baches que surgen en todas las temporadas: el compromiso de cada integrante de la plantilla con el colectivo que se ha podido ver en el comportamiento del banquillo durante los cuatro encuentros de preparación.

Baxi Ferrol, un proyecto ilusionante