El Gobierno se retrata: dime de qué presumes...

Calviño, sola en los escaños azules | efe
|

Uno por el otro y la casa sin barrer, que en versión Ejecutivo es algo así como ‘malo será –eso bien lo podría haber dicho la gallega Yolanda Díaz– que con todos los que somos se vaya a notar una ausencia’. Y así pasó lo que pasó, que en la sesión de control había muy poco Gobierno al que controlar: solo estaban presentes seis de los veintidós ministros y solo respondieron a ocho de las quince preguntas que estaban establecidas en el orden del día. Espantada, huida e insulto es lo que más se repitió entre los portavoces de la oposición, que no daban crédito al ver la bancada azul prácticamente desierta. Ni siquiera tuvieron que esforzarse en buscar una crítica original, el Gobierno se lo había puesto en bandeja al hacer del diálogo su bandera pero no presentarse cuando toca intercambiar pareceres con el resto del hemiciclo. Que ya sabemos que más que diálogo lo que se hace allí parece debate de programa de famosillos, pero es lo más parecido que tenemos. Si es que el refranero español no falla: Dime de qué presumes...

El Gobierno se retrata: dime de qué presumes...