Ares disfruta de la última jornada en La Concha

Un numeroso grupo de aficionados recibió ayer a los remeros a su llegada a casa | d. alexandre
|

La “Santa Olalla“ de Ares entró ayer al agua en la segunda jornada de la Bandera de La Concha con todo ya ganado. Los de Pendo ya no tenían que preocuparse por puntos para la permanencia, ya la tenían, ni por clasificación para la que es la regata de banco fijo más importante del país, ya estaban en ella. Fue la segunda y última prueba de esta cita y, además, la definitiva para los aresanos en una campaña, sin duda, para recordar.


Quizá por eso, con el afán de grabar en su memoria cada palada y cada brisa en las aguas donostiarras, el tiempo firmado finalmente por la embarcación de la villa en la cuarta posición de la tanda fue algo superior al de la primera jornada. Si bien, también cabe destacar que los aresanos se vieron inmersos en una regata en la que la Donostiarra tiró y tiró, intentando el milagro, después de quedarse a nueve segundos de Hondarribia el primer domingo de competición. Pero esa no era la guerra de los entrenados por Pendo, la suya ya estaba ganada.


Por este motivo, el preparador metió caras nuevas a los remos para que todos sus pupilos pudiesen disfrutar de una experiencia que, esperan, no tarde en repetirse. Con viento del sur, y la Donostiarra a lo suyo, otra batalla se libró entre Urdaibai y Cabo, que finalmente ganaron los vascos para ser segundos en esta regata y sexto en la general de la bandera, seguidos por los de Boiro y los aresanos.


Por delante, la “Sotera” de Santurtzi rompió por milésimas de segundo la hegemonía de Hondarribia durante las tres últimas ediciones, en unos últimos metros de infarto. Además, esta trainera podría firmar un trabajado doblete en pocos días, puesto que defenderá en las últimas citas su actual primera posición.


Mientras, Ares se volcó ayer con sus “héroes”, recibiéndolos en las inmediaciones del Concello después de lo que se puede definir como casi la temporada perfecta. Gobierno y aficionados aplaudieron la gesta de los suyos en lo que se espera sea un paso más del remo local.

Ares disfruta de la última jornada en La Concha