Feijóo y Casado exaltan la opción del PP y piden echar a Sánchez como a Iglesias

Feijóo y Casado, durante el encuentro en Cerdedo-Cotobade de hoy/Marta Vázquez Rodríguez / Europa Press
|

La apertura del curso político del PP en Cerdedo-Cotobade (Pontevedra) ha servido este domingo al líder de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, y al dirigente nacional del partido, Pablo Casado, para reivindicar a su formación como alternativa y pedir la marcha de Pedro Sánchez.


"Tenemos la obligación de mandar a Pedro Sánchez a donde mandamos a Pablo Iglesias, con educación, con las urnas", ha defendido Núñez Feijóo en la Carballeira de San Xusto, ante un aforo reducido de medio millar de personas, y ha apuntado que "nunca en España ha sido tan necesario el PP como ahora. Ni siquiera en la época de (José Luis Rodríguez) Zapatero".


El dirigente gallego ha mencionado el apellido de la organización a la que representa para destacar que "somos populares porque amamos España, porque trabajamos por lo que nos une; nuestro objetivo es servir a todos los españoles, a ese país plural y unido", unas observaciones tras las cuales ha recordado que nunca nadie, de los de sus siglas, se ha aprovechado "de lo que desune para gobernar".


"No conozco, pues, a ningún dirigente -del PP- del que tengamos que avergonzarnos", ha zanjado, y "eso es lo que merecemos, un gobierno como el que desgraciadamente echamos de menos en España".


"Estamos lejos del elitismo de algunos, que pretenden reactivar el todo por el pueblo pero sin el pueblo. El PP es nuestra identidad. Somos el partido de las mayorías, de los pueblos en España. Nuestro compromiso es que el país funcione, que siga siendo uno de los grandes países del mundo y una de las grandes economías", ha proseguido.


"El apellido de nuestro partido es 'popular'. No es una palabra cualquiera ni una propuesta de márketing. Es nuestra identidad. Somos el partido de la inmensa mayoría y por eso tenemos que escuchar", ha aconsejado, para reclamar esfuerzo, actitud y trabajo, porque de lo que suceda en estos meses, ha asegurado, dependerá el futuro político del país.


Un Ejecutivo "arrogante", según Casado

Pablo Casado ha recogido el guante y, en la clausura, ha cargado contra "un mal Gobierno que hace que España no esté yendo bien", por un Ejecutivo "arrogante" a la hora de "celebrar supuestos triunfos", incluso. "¿Por qué tenemos que aplaudir a un Gobierno que tarda cuatro años en recuperar la riqueza?", se ha preguntado, en alusión al pronóstico de la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño para 2022.


Casado ha ensalzado su sentido de estado, pese a las críticas que recibe por parte de los socialistas al respecto, y ha enumerado las veces en las que ofreció su "mano tendida", ya fuese para la reforma de los órganos judiciales o en la gestión de los fondos europeos, con la creación de un órgano independiente.

Ley de pandemias, pacto educativo, política territorial, instituciones no politizadas, política internacional y europea, política de defensa... Este ha sido su listado.


"El PP es un partido de Gobierno incluso cuando está en la oposición. Nuestros alcaldes y presidentes no han hecho más que tender la mano al Gobierno y se han encontrado con un cordón sanitario", ha reflejado.


Así las cosas, enfrente ha situado a un Sánchez que debe ir por su "enésima transmutación" y que "no dice la verdad ni al médico", un político que ha reaparecido después del descanso estival con un "acercamiento" a la calle, que Casado resume en viajar a Ávila en helicóptero y visitar una residencia de mayores tras no haberlas pisado en un año y medio.


El líder del PP ha cargado contra el desplazamiento del titular del Ejecutivo a las zonas afectadas por los incendios de Ávila, donde estuvo, tras volar, "cuarenta y dos minutos y se fue", y ha lamentado también lo tardía que le resulta su presencia en un centro sociosanitario, después de acudir esta semana al Hogar de Mayores de Navalmoral de la Mata, en Cáceres.


"¡Año y medio sin pisar una residencia de ancianos!", ha dejado caer, y ha dicho Pablo Casado que Pedro Sánchez en "márketing" sigue igual, aunque en credibilidad "peor", y "por mucho que se disfrace", al quitar el "ropaje" continúa lo de siempre.


Sí le ha pedido mantener el papel de cesante para que se deshaga de su ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, por, entre otros motivos, los recibimientos a expresos de ETA este agosto en municipios de Euskadi.


De dar el paso, habrá tenido Sánchez "39 ministros en 39 meses", a tenor de las salidas, y en consecuencia entradas, que ha habido, ha soltado con sarcasmo.


Casado ha prometido otro futuro para España, con el PP en el poder, que tendrá que dar "la vuelta a este país como un calcetín".


"Mañana la luz alcanzará su séptimo récord de máximo precio histórico", ha ejemplificado, y ha prometido una nueva ley energética, porque la realidad actual obliga a preguntarse: "¿Volvemos a la cueva?".


Situación de Alcoa y Ence

Lo mismo, la necesidad de un giro de 180 grados, ve en política industrial, con la situación de Alcoa San Cibrao y su venta sin avances, con las centrales térmicas, o con la celulosa Ence, en Lourizán, sobre su salida, judicializada, del actual emplazamiento.


"Una fábrica (en alusión a esta última) de la que dependen miles de familias y trabajadores", ha ahondado sobre la pastera, a la que también se ha referido Feijóo.


"Reformismo" del empleo con la aprobación de la mochila austríaca, y tributario, son otras de las propuestas de Casado.


Para el PP lo único importante, ha esgrimido Casado, es "proponer, plantear en positivo", y por ello ha avanzado que la convención nacional del partido no será de "soflamas", "ni siquiera de proclamas electorales", y sí de "ideas de reformismo" porque la sociedad no va a dar más que cien días para ver si otro país es posible, ha garantizado.


Casado, que ha arropado al presidente gallego Alberto Núñez Feijóo en este cónclave, ha confiado en poder volver a poner "muy pronto" a España "donde se merece".


En la parte gallega, ha mostrado su deseo de comprometerse con temas en los que la Xunta ha estado "sola" frente al Estado, y ha citado el Xacobeo, la industria, el mundo rural, las fragatas, la costa y las infraestructuras varias.


"Galicia necesita ya el AVE y que llegue ya", ha clamado.


Protesta del Consorcio Galego por la OPE

Otro clamor se ha escuchado en las cercanías de este paraje acotado para el evento. Hubo una protesta de la red de servicios públicos del Consorcio Galego por la OPE aprobada en 2020 y que saca a concurso sus puestos.


"O noso presidente non escoita á súa xente", "Feijóo, escoita, tes ao Consorcio en loita", han sido los cánticos más repetidos.


En la cita de los populares hubo un recuerdo para Pancho Cobián, alcalde de Pontevedra entre 1991 y 1995 fallecido el sábado a los 77 años.


El líder del partido en Pontevedra, Alfonso Rueda, ha honrado su "política con mayúsculas", mientras que Feijóo le ha dedicado un tuit a uno de los regidores que "más y mejor contribuyó al desarrollo de la ciudad de Pontevedra".


También dejó Feijóo otro comentario para Casado, al que dio las gracias por haber estado hoy allí en el arranque.


"Ante los retos del futuro, nuestro compromiso sigue siendo ser útiles a la gente y los primeros en escuchar, reflexionar y trabajar por Galicia y por España", le escribió Feijóo.


Con esta es la tercera vez que Casado participa en el acto de inicio de curso político en Galicia. Ya lo hizo en 2018, apenas unos meses después de hacerse con el liderazgo del partido, y en 2019. El año pasado fue en blanco, pues con la pandemia no se organizó. 

Feijóo y Casado exaltan la opción del PP y piden echar a Sánchez como a Iglesias