Dos viviendas de transición a la vida autónoma darán techo a ocho personas sin hogar

Ángel Mato, Ana Pardo y Eva Martínez, en la firma del convenio y presentación del nuevo proyecto | d.a.
|

Ferrol contará con un recurso del que carecía hasta la fecha: viviendas para la transición a la vida autónoma de las personas sin hogar. Ahora se pondrán dos espacios de este tipo en marcha, con capacidad para ocho personas, gracias a un convenio con la asociación Provivenda, que además colabora en Galicia con Emaús Fundación Social en proyectos de inclusión. La firma de este acuerdo, por el que el Concello aporta 55.000 euros, se hizo ayer oficial en un acto en el que tanto la institución local como las entidades sociales se felicitaron por este paso en favor de colectivos en situación de vulnerabilidad y desearon que el convenio pueda repetirse en años sucesivos.


Las viviendas de transición son “tremendamente necesarias”, comentaba Ana Pardo, responsable de Provivenda en Galicia. “Hai que facer un exercicio de empatía que temos que trasladar á sociedade porque ter unha vivenda, desde un enfoque de dereitos, é algo ao que todos deberíamos poder chegar con bastante sinxeleza, pero sabemos que é moi complexo e para as persoas en situación de vulnerabilidade, moito máis”, añadió.


En este fase del proyecto se está hablando con agencias inmobiliarias y con propietarios para buscar la ubicación más adecuada, que permita además la integración de estas personas en el barrio, con sus vecinos. La vivienda es el primer paso de un proceso de recuperación de la vida que ´”é moi difícil se non temos un espazo de seguridade”.


Un “recurso necesario”

El facilitar estas viviendas para la transición a la vida autónoma era una preocupación del gobierno local desde el primer día, apuntaron ayer tanto el alcalde, Ángel Mato, como la concejala de Benestar, Eva Martínez. Están implicados además los miembros de la Mesa Técnica sobre Persoas sen Teito y se ha reclamado también desde la unidad de salud mental del área sanitaria. “Era unha eiva que tiña Ferrol e que non teñen outras cidades galegas”, explicó Martínez Montero. “Quedou constatada a necesidade de contar con este recurso, que complementa perfectamente outros que xa existen, como o refuxio Pardo de Atín”, añadió. Recordó además como durante la pandemia fue necesario habilitar de urgencia un albergue en la Casa do Mar para dar cobijo a personas de diferentes perfiles que se encontraron de repente en una situación de desamparo. “É un recurso necesario para persoas con perfís diferentes, que con traballo técnico detrás poden vivir doutra forma”, dijo.


El alcalde, Ángel Mato, recalcó también como en los últimos meses las personas sin hogar sufrieron la crisis sanitaria con más dureza. “Estou moi satisfeito de poñer en marcha este programa, que é unha aposta da concelleira e do goberno”, explicó. Alabó el trabajo de Provivenda, con experiencia en municipios de España y de Galicia, y valoró un recursos “novo en Ferrol” y “vital para atender e acompañar ás persoas que non teñen fogar”. Lo incluyó dentro de de una “aposta por facer unha política social que sirva para resolver problemas”.


Más presupuestos

Mato recordó que el Concello de Ferrol colabora con 42 entidades sociales, con un montante social económico que se acerca al medio millón de euros y que se incrementó este año en 132.000 respecto al anterior.


El convenio firmado ayer por primera vez con Provivenda nace con la intención de prorrogarse. “Oxalá sexa un primeiro para poder no futuro ir incluso un pouco máis aló”, indicó el regidor.

Dos viviendas de transición a la vida autónoma darán techo a ocho personas sin hogar