El Gobierno aprueba el proyecto de ley de reforma de las pensiones

Isabel Rodríguez explica los acuerdos alcanzados en el Consejo de Ministros | juan carlos hidalgo (efe)
|

El proyecto de ley con el primer paquete de medidas de la reforma de pensiones fue aprobado ayer en Consejo de Ministros, de forma que llegará a las Cortes en las próximas semanas para su tramitación parlamentaria con el objetivo de que entre en vigor antes de que termine el año.


Esta normativa dará “tranquilidad de los pensionistas de hoy y mañana”, ya que volverá a vincular la revalorización de las pensiones con la inflación, derogando así la anterior reforma de 2013 y poniendo fin a “una década de incertidumbre”.


La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, explicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que con este proyecto de ley se da cumplimiento a las recomendaciones del Pacto de Toledo.


Asimismo, valoró que es fruto del acuerdo con los agentes sociales y también cumple con el Plan de Recuperación acordado con Bruselas.


Por todo ello, dijo que confía en que la ley entre en vigor “antes de fin de año” para salvar así los escollos en las Cortes, ya que se basa en unas recomendaciones que fueron redactadas por “la mayoría de los grupos políticos, salvo dos”.


Además, añadió, “viene avalado y respaldado por el diálogo social y eso ha de ser tenido en cuenta por todos los grupos” que tienen asimismo la posibilidad de mejorar la norma en su tramitación parlamentaria.


Esta normativa revalorizará las pensiones conforme a la inflación media del año anterior y, en caso de IPC negativo, mantendrá las cuantías, de forma que “a partir de ayer ningún pensionista tendrá que preocuparse por su pensión”, informó Rodríguez.

Apuntó además que esta norma deroga también el factor de sostenibilidad que introdujo la reforma de 2013, con lo que da además un margen para negociar un nuevo mecanismo de equidad intergeneracional.


La norma vincula las prestación con el IPC y establece incentivos para demorar la edad de jubilación


Establece también incentivos para demorar la edad de jubilación, modifica los coeficientes reductores en los casos de jubilación anticipada y limita el acceso a la jubilación forzosa en los convenios colectivos.


Esta norma se estudiará en el Congreso en segunda vuelta después de que el anteproyecto fuera aprobado a principios de julio y una vez que superó todos los trámites de consulta, con la introducción de mejoras para el régimen de clases pasivas.


En concreto, los perceptores verán también revalorizadas sus cuantías en función de la inflación, al igual que el resto de los pensionistas, y se les aplicarán los incentivos para demorar la edad de jubilación.


Al margen de esta primera normativa que entra ahora en las Cortes, el Gobierno y los agentes sociales deben seguir negociando el desarrollo de algunos puntos del acuerdo para los que se dieron un margen. Uno de ellos es el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional, que debe estar pactado durante el otoño con una fórmula “bien distinta de la que tenía el derogado”. 

El Gobierno aprueba el proyecto de ley de reforma de las pensiones