Especulación o engaño

|

En pleno verano y con una ola de calor azotando España, como sucede año tras año. Se aguardaba del ejecutivo español y su socio en el gobierno, una sensibilidad social, que terminó ignorando, cuando el socio de Pedro Sánchez, había prometido que haría entrar por el aro a las eléctricas e incluso amenazó con nacionalizar su producción energética. Nada de esto aconteció, hasta ahora ¿se trata de un engaño a la sociedad española?


Todo hace pensar que los fusibles de las fuerzas políticas gobernantes, se han electrificado y han quedado fuera de servicio debido a un cortocircuito intensivo. Como es sabido el costo de la luz se ha disparado y se convierte en uno de los graves problemas sociales de España, quizás, con una prioridad, solo similar a la lucha contra la pandemia que nos azota desde hace más de un año y medio. En ambos asuntos el gobierno, no da síntomas de saber atajar tan grave problema que abarca a toda la sociedad.


Cada vez el mercado energético, marca nuevo coste mayor en el suministro eléctrico que el anterior y no hay institución gubernamental capaz de poner freno a esta sangría, ni tampoco averiguar los motivos de esta posible alza tan premeditada ¿Acaso está adulterado el mercado de le energía y su alza de precio? Es la duda que se debe despejar, nadie en su sano juicio es capaz de entender lo que está sucediendo con el recibo de la luz y el motivo de su disparatada alza ¿Qué sucede realmente y porqué? El consumidor español, precisa respuestas a esta locura de la escalada del precio de la luz, sin parangón en la historia.


¿Que esta haciendo el gobierno de Sánchez? Aparte de mirar para otro lado y ver como los españoles, estupefactos, asisten a una carrera alcista en el precio de la energía día sí, y día también.


Nunca hubo una escalada tan empinada como ahora, todos los años hay olas de calor y sequía en España, no hay más explicación que una posible especulación eléctrica, alguien tendrá que explicar lo que acontece con este mercado, quien lo dirige y como lo hace. El perjuicio para el consumidor está más que demostrado.


Hay familias necesitadas que dedicar una parte importante al pago del recibo de la luz y se está haciendo mucho daño a su economía y forma de vida, por la crisis energética de la factura de la luz y del gas, empobreciendo a todos los ciudadanos un poco más. Lo curioso es que la ministra María Jesús Montero, en lugar de solucionar el problema, para beneficio del pueblo, se limita a echar culpas a los gabinetes de Aznar y Rajoy. Reflejando con ello la incapacidad e incompetencia del gobierno español, en solucionar este grave problema, menos mal, que no echó la culpa al Imperio Romano en España. Puestos a culpar, cabe cualquier cosa, cuando es el momento de hallar soluciones drásticas, que es lo que precisa el pueblo.


Desde el 2004 hasta este año 2021, el gobierno socialista lleva en el poder diez años y no ha logrado atajar esta sangría económica de la energía, ni tampoco hace autocrítica de su gestión desastrosa. Lo que le ocurre al gabinete de Sánchez, que no funciona por inacción, ni está, ni se le espera, Visto lo visto, a este paso, no hay quien arregle este desaguisado.

Especulación o engaño