Ares certifica su continuidad entre la elite

Los remeros de Ares celebran el resultado de la regata de ayer | Aitor Arrizabalaga/Eusko Label Liga
|

Un año más, la “Santa Olalla” seguirá formando parte de la máxima categoría nacional de traineras. La continuidad del bote del Club de Remo Ares entre la elite se garantizó gracias a la séptima posición conseguida en la antepenúltima prueba de la Eusko Label Liga, disputada ayer en Hondarribia. Esa clasificación lo mantiene en la novena plaza de la clasificación general del certamen, pero con una distancia con la zona de peligro que hace que, por muy mal que le vayan las cosas en las dos regatas que quedan y por muy bien que le vaya a los ubicados en esas plazas, sea imposible caer a los dos últimos puestos.


Fue esta la segunda prueba de la “Santa Olalla” tras superar la cuarentena obligada tras la detección de un positivo por Covid-19 en su plantilla y, si el sábado, en Ondarroa, las cosas no fueron demasiado bien, en esta ocasión marcharon a la perfección. Tras un primer largo en el que empezó a verse que la primera tanda iba a consistir en dos luchas –la de Lekittarra y Ares por la victoria; la de Tirán y Zarautz por eludir la última plaza–, la embarcación de Ferrolterra tomó el mando mediado el segundo.


Y, aunque hasta llegar a la tercera ciaboga la trainera aresana y la vizcaína fueron más o menos igualadas –siempre por delante la “Santa Olalla”, eso sí–, en el último largo la embarcación del Club de Remo Ares se distanció de su rival hasta cruzar la línea de meta con siete segundos sobre su rival. Además, lo hizo con un tiempo que parecía vislumbrar que, además de garantizar la novena posición, podía superar a algunos de los integrantes de las tandas siguientes.


Adelantamiento

Así fue porque, con unas condiciones de mar y viento bastante parecidas, en el segunda serie Ondarroa y Cabo da Cruz realizaron un tiempo superior al marcado por la trainera de Ares, lo que le aseguraba el séptimo puesto. Este lugar, incluso, estuvo a punto de ser mejor si no fuese porque Zierbena apretó en el último largo para mantener la sexta plaza, aunque el bote de Ferrolterra tenía bastante con lo logrado.

De esta manera, la trainera del Club de Remo Ares llegará a las dos últimas pruebas –la que el sábado organiza y la del domingo en Moaña– con los deberes hechos. Será el turno de celebrar la conseguir y, tal vez, aspirar a algo más.

Ares certifica su continuidad entre la elite