El Concello contrata el proyecto para urbanizar la parte final de la calle Doctor Fleming

La parte final de la calle Doctor Fleming se emplea hoy como aparcamiento de vehículos | jorge meis
|

La parte final de la calle Doctor Fleming, sin salida y utilizada como zona de aparcamiento de coches y en mal estado de conservación, tendrá por fin una solución urbanística que el Concello ha adjudicado por un importe de algo más de 8.000 euros.

Se trata del contrato de redacción y dirección de obra del proyecto de urbanización del final de este vial, así como la comunicación peatonal con las calles Alonso López e Ignacio Martell. La arquitecta Monserrat Ruiz Fernández será la encargada de formular la propuesta, demandada desde hace tiempo también desde la entidad vecinal del barrio.

En este sentido, el presidente de la asociación, Roberto Tabooada, explicó que desde el otoño pasado ya se reclamó a Urbanismo una actuación “polo estado lamentable da zona”.

El dirigente vecinal recuerda que a solo 20 metros está la calle Alegre perfectamente urbanizada, mientras que este es un vial “tercermundista”. Es un lugar que se emplea como aparcamiento y como tránsito de peatones porque une calles desde Atocha baja o Máximo Ramos para ir a Muíño do Vento o Pérez Parallé de forma sencilla, pero sin embargo está intransitable, con baches y desniveles que suponen riesgo de caídas a las personas que pasan por la zona. Asimismo, existe en la zona un garaje particular con vado, pero que carece de accesos dignos.

El concejal de Urbanismo, Julián Reina, valoró también esta intervención, indicando la posibilidad de buscar una solución técnica para conectar la zona de acceso a San Rosendo, que es el camino natural que antes se practicaba, recuperando así esa comunicación y acabando la urbanización del vial, en el marco de las obras que se están realizando en otras zonas de Canido para completar su adecuación.

Los vecinos, representados por la entidad asociativa, valoran que se proponga una actuación en la zona y plantean, además, que ese espacio pueda contar también con un nombre propio.

Así, Taboada recuerda que en el anterior mandato se propuso el renombramiento de algunos espacios y este sería uno de los elegidos. La propuesta es que la zona renovada que se genere pueda llevar el nombre de “Reme”, una activista social del barrio muy vinculada a la fiesta de Os Maios y a la parroquia. Además, dada su vinculación con el párroco Vázquez Seijas, que da nombre a una calle próxima, ubicando en ese espacio a Reme se conseguiría, apunta el presidente de la AVV, una “unión emocional”.

De todos modos, el mal estado del lugar hace que la entidad vecinal plantee ya una “Festa do formigón” para el próximo mes, con el fin de que los vecinos actúen en esos baches, ya que el Concello no ha llevado a cabo todavía una obra de emergencia previa a la actuación que ahora se está planteando. 

El Concello contrata el proyecto para urbanizar la parte final de la calle Doctor Fleming