Gómez Noya, de nuevo a por la gloria olímpica

Gómez Noya, izquierda, junto a los integrantes del equipo olímpico español | Fetri
|

La gloria olímpica vuelve a llamar a las puertas de Javier Gómez Noya, que disputa la prueba individual masculina de los Juegos de Tokio esta noche –23.30 horas, siete más en la capital nipona, donde serán las 6.30 del lunes–. El deportista ferrolano aspira en ella a colgarse su segundo metal en una cita de esta estirpe tras la plata lograda en Londres en los Juegos de 2012. Sería el colofón a una carrera que ya le hace ser el que más títulos mundiales ostenta, con cinco, y una auténtica leyenda dentro de esta disciplina.


El deportista formado en la ciudad naval parte como uno de los candidatos a suceder en el historial olímpico al británico Alistair Brownlee, campeón en las dos últimas citas. Junto a él, otros dos españoles –Mario Mola y Fernando Alarza– aparecen en la nómina de candidatos a una medalla de oro que parece más disputada y más rodeada de incertidumbre que nunca al no haber ninguna referencia cercana en el tiempo por no haber carreras.


El primer interesado en suceder al campeón de las dos últimas ediciones parece su hermano Jonathan, doble medallistas en los anteriores citas olímpicas. Él, junto a Alex Yee, parecen señalar a la representación británica como una de las más poderosas. Pero también habrá que estar atento al francés Vincent Luis, ganador de los últimos dos títulos mundiales, a los noruegos Blummenfelt e Iden, al australiano Birtwhistle, al belga Van Riel, al canadiense Mislawchuk o al neozelandés Hayden Wilde... Es decir, una importante nómina de candidatos al podio.


Recorrrido

El Parque Marino de Odaiba de Tokio será el escenario en el que se dispute una cita que se desarrollará en distancia olímpica. Primero en la bahía de Odaiba, con un recorrido de 1.500 metros de natación –un lazo de un kilómetro y otro de 500 metros; después con los cuarenta kilómetros del sector ciclista –en un exigente circuito de 5.000 metros al que se darán ocho vueltas–; y para finalizar con los diez kilómetros de carrera a pie –cuatro giros a un trazado de 2,5–.


La prueba arrancará a primera hora de la mañana para intentar evitar el gran calor y la elevada humedad que se registra en Tokio. La prueba, sin embargo, cuenta con otra dificultad en el agua, que ha suscitado muchas polémicas, por su cuestionada salubridad y por el hecho de que su temperatura puede llegar a 28 grados centígrados, un valor pocas veces vista en una prueba de alto nivel como esta.

Gómez Noya, de nuevo a por la gloria olímpica