Ares vuelve a encontrar el camino

La trainera aresana, durante la regata disputada ayer en las aguas de Getxo | Aitor Arrizabalaga/Eusko Label Liga
|

Lo que un día el viento te quita, otro te lo devuelve. Así fue para Ares en la que fue la segunda y última regata de un fin de semana que comenzó un tanto cuesta arriba para los de Pendo, pero que finalmente pudieron terminar tomando aire, bastante aire, en la tabla clasificatoria de la Liga Eusko Label.

La “Santa Olalla” aresana termina el primer tercio de la competición fuera de los lugares de peligro, en la décima plaza, después de que ayer su actuación en la Bandera de Getxo le reportase más alegrías que el día anterior en Orio. Los de la villa ocuparon la octava plaza en la regata, lo que, si bien no les sirve para subir puestos en la general, sí que lo hace para poner tierra de por medio con los puestos de peligro. Toda una tranquilidad. En una cita en la que Ondarroa tuvo una explosiva salida, cuya ventaja pudo mantener durante toda la prueba, Ares fue la única embarcación capaz de seguir su estela. Eso sí, en los primeros largos acompañados por una trainera de Zarautz de la que, posteriormente, pudieron despegarse.

El tercer y el cuarto largo fueron clave para soltar lastre, con una embarcación aresana muy metida en la regata y que encontró su ritmo en Getxo, mientras que sus inmediatos perseguidores, Zarautz y Tirán, se iban lentamente hundiendo sin capacidad de remontada, como sí le había sucedido a los de Moaña el día anterior. En estos últimos metros los aresanos, mientras ampliaban su renta por detrás, la recortaban por delante a una Ondarroa que mantuvo el liderato.

Una buena regata de los remeros locales a los que ayudó asimismo el mal día de sus rivales Tirán y Zarautz, así como el de una Lekittarra que, en la segunda tanda, no realizó un buen papel y terminó penúltima en la bandera. Así las cosas, los locales siguen antepenúltimos pero con más espacio sobre los últimos puestos y también recortando distancia con los de Lekeitio que, si el sábado estaban a cinco puntos, ayer eran solo dos, con el viento empujando a Ares a volver a aguas más calmadas.

Ares vuelve a encontrar el camino