La lealtad que solo tienen que mostrar algunos

Sánchez y ayuso se saludan en Moncloa | europa press
|

En este mundo de locos en el que se ha vuelto la política patria, no deja de tener cierta coña que Pedro Sánchez lo haya pasado peor con Isabel Díaz Ayuso que en su reunión con Pere Aragonés. Del mismo modo que no es razonable que al término de la reunión haya salido la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a pedirle a la presidenta madrileña “lealtad institucional”. Justo igualito que con Aragonés. El presidente de la Generalitat terminó su reunión como empezó con su cantinela de independencia y amnistía, pero para él todo es concordia desde Moncloa. Para la madrileña, todo lo contrario, y eso sin tener en cuenta los intentos que desde el Gobierno realizaron para hacer descarrilar su mandato y su gestión de la pandemia. Se equivocan cuando aseguran que Ayuso no tiene que hablar de asuntos que no afecten a Madrid, porque, al final, el trato que Sánchez da a los catalanes afecta a todo el país, como por ejemplo el hecho de que Cataluña se vaya a llevar más del 30% del dinero destinado a las comunidades autónomas.

La lealtad que solo tienen que mostrar algunos