Iberdrola cierra un acuerdo de eólica marina con Navantia por 400 millones

El monopile que se hará en Fene es la estrella del mercado de las cimentaciones | J.M.
|

Iberdrola avanza en su estrategia de crecimiento en el mercado eólico y también en su relación de más de siete años con Navantia y Windar, que entre ambos suman contratos de eólica marina por un valor cercano a 1.300 euros. El último acuerdo alcanzado entre ambas firmas viene a reforzar su papel tractor en la industria local en virtud de un convenio marco de colaboración para la fabricación y suministro de 130 cimentaciones tipo monopile XXL. “Con este acuerdo, Iberdrola podrá realizar pedidos a estos fabricantes por valor de hasta 400 millones de euros, entre 2023 y 2025, para futuros parques eólicos marinos y se asegura el suministro preferente de una parte de estos componentes para los próximos años”, apuntan desde la compañía.

A partir de esta firma, el consorcio Navantia-Windar pondría en marcha la referida factoría de monopiles en terrenos del astillero de la antigua Astano, en Fene. “La construcción de esta fábrica permitirá la mejora de las capacidades del astillero de Navantia en Fene, dotándolo de un nuevo producto dentro del sector de las cimentaciones marinas fijas”, sostienen desde los sectores implicados. Aseguran además que esta diversificación “no fue posible hasta la fecha por requerir de unas instalaciones muy específicas, siendo el monopile la estrella del mercado de las cimentaciones en la última década, que se mantendrá en los próximos años”.

La inversión proyectada por Windar-Navantia incluye la adaptación de una nave para curvar chapa de gran espesor y hasta 16 metros de diámetro, nuevas cabinas de pintado y zonas de almacenamiento, así como equipos de última tecnología necesarios para la fabricación de estos componentes. En la nueva factoría, que estiman esté lista en 13 meses, se realizarán cimentaciones de más de 100 metros de longitud y hasta 2.500 toneladas de peso. Esta fábrica no interferirá con los medios destinados a la construcción de otros productos de la eólica marina como los Jackets y estructuras flotantes.

Con esta iniciativa se avanza en la apuesta por la transición energética y la energía verde y el empleo.

Hasta la fecha son numerosos los proyectos ejecutados por el consorcio en el país. Hace solo un año Iberdrola adjudicó a la UTE Navantia-Windar la construcción de 62 jackets para el parque francés de Saint Brieuc. El contrato, por un importe de 350 millones de euros, representó en su día el mayor de la historia de Windar-Navantia en este sector. 

Iberdrola cierra un acuerdo de eólica marina con Navantia por 400 millones