El acuerdo del gobierno con FeC consigue la mayoría de izquierdas para apoyar los presupuestos

|

Una semana después de que el alcalde, Ángel Mato, y el portavoz del BNG en el Concello, Iván Rivas, anunciasen un acuerdo para el apoyo de la formación nacionalista a los presupuestos municipales de este año, el portavoz de Ferrol en Común, Jorge Suárez, repetía la misma imagen con el regidor, dando así por segura una aprobación del texto económico conseguida con la unión de la izquierda. El alcalde pidió ahora al Partido Popular que si no apoya los presupuestos que no ponga al menos obstáculos, toda vez que las propuestas presentadas por los populares no fueron compartidas por el gobierno e incluso, como apuntó el alcalde, iban en direcciones contrarias.


Este acuerdo supone “aglutinar unha maoría progresista”, como explicó Mato, la misma que apoyó la investidura del regidor a comienzos de mandato.


De hecho, las partes implicadas consideran un “punto de inflexión” este acuerdo y esperan que se trate de un comienzo de una cohesión de futuro para lo que resta de mandato. Mato fue claro al indicar que “non queremos gobernar sós”.


A expensas de que el departamento económico ajuste las cifras del presupuesto, el alcalde espera que a finales de la próxima semana pueda llevarse a un pleno extraordinario su aprobación, por una cuantía que se verá incrementada con respecto a la planteada inicialmente (64,5 millones), con las aportaciones de BNG y FeC, en torno a cuatro millones de euros.


Los ejes sobre los que pivotan las aportaciones de Ferrol en Común pasan, como dio a conocer Jorge Suárez, por un Ferrol más accesible, con la continuación del plan de pasos de peatones que llegaría ya a su quinta fase; un Ferrol más solidario, con un plan sociocomunitario de barrios como Recimil o San Pablo; una ciudad más participativa, con un nuevo reglamento de participación ciudadana; un espacio público para todos, con actuaciones en plazas como Rosalía de Castro o la Praza Vella, urbanización de Pardo Bajo o la continuidad de rehabilitación e Recimil, así como la reformulación participativa de la reforma de la casa de Carvalho Calero, centro cívico en Ultramar o la Casa del Patín en Canido; un Ferrol más rural, con un programa de rozas permannete o el arranque del saneamiento de las parroquias; y un Ferrol con más deporte, con actuaciones en A Cabana para 2022 y medidas más urgentes para este año.


Quedaría fuera de la negociación un punto en el que las tres fuerzas implicadas (PSOE, FeC y BNG) mantienen posturas encontradas, como es el convenio con Defensa para la cesión de propiedades desafectadas de usos militares en la ciudad. Un convenio por el que el gobierno local apuesta pero que se negociará de forma independiente para no poner en peligro la aprobación´n de los presupuestos.


El alcalde se mostró satisfecho por el acuerdo y valoró la “lealdade e trasnparencia” con la que tanto BNG como FeC actuaron. También el portavoz de FeC, Jorge Suárez, valoró este resultado, apostando por una imagen “de cohesión de cara ao futuro” y por conseguir una “maioría progresista”.


La escasa andadura que le queda a este documento una vez que se apruebe, ya que quedaría menos de medio año para su ejecución, se reforzó con el compromiso de que una vez que se comience a ejecutar, se pondrá en marcha el engranaje para preparar un nuevo documento para 2022.


El acuerdo del gobierno con FeC consigue la mayoría de izquierdas para apoyar los presupuestos