Una iglesia pastoralmente errática

|

Cada día que pasa quedan más despejadas las dudas de que Iglesia Católica vive una crisis tan profunda que será difícil se reponga y continúe siendo como hasta ahora. Está errática y con pocos, alguno queda, líderes y por más excusas que los dirigentes quieran argumentar, nada queda salvo mucha frustración entre los creyentes. Leyendo y oyendo a la mayoría curas y obispos se deduce que ni ellos están convencidos de sus palabras. Hacen el ridículo, dejando sus vergüenzas pastorales al aire. Han olvidado predicar y se han acomodado tratando de no perder espacio e influencia, sí les queda alguna, que es lo que más les gusta (se han convertido en funcionarios de sacristía). No se dan cuenta que solo crean confusión, división y duda.

Todo este enfado y sinceridad por mi parte, la provocan los obispos catalanes, o lo que se llama Conferencia Episcopal Tarraconense (que creo no está reconocida por el Vaticano) que se ha pronunciado hace unos días a favor del indulto a los políticos presos por los actos del 1-O de 2017. No entro en el debate sobre las demandas independentistas catalanas, pero sí como católico y aunque pese, me permito opinar, aplaudir o criticar lo que hacen los dirigentes de la Iglesia. Personalmente opino que los Obispos, catalanes o no, no han de entrar en cuestiones meramente políticas en un estado libre y democrático como es España, salvo para opinar y aconsejar exclusivamente en aquellas cuestiones que implican acciones morales que sean contrarias a las bases de, en este caso, de la religión católica. Me refiero a la eutanasia, el aborto, la inmigración, la exclusión, los malos tratos, la pobreza, la discriminación, etc. Donde incluso han de ser beligerante y que, en estos casos, son poco contundentes; silencio que no quiero pensar que sea por aquello de lo políticamente correcto.

Luego se quejan de que hay menos creyentes, las catequesis vacías y que se cierren parroquias. Recogen lo que han sembrado. Para reflexionar hoy: las dos regiones mas creyentes (Euskadi y Cataluña) hoy son las que menos fieles tienen. Vds. mismos, Srs. obispos y curas.


Una iglesia pastoralmente errática