Un gran avance en la igualdad

Carmen Calvo | EP
|

La mejor defensa es el ataque. Eso debió de pensar la vicepresidenta Carmen Calvo que, ante la insistencia en las preguntas sobre el nuevo precio disparado de la luz y lo de tener que poner la lavadora a las doce de la noche, salió por peteneras y dijo que lo importante no es la hora de planchar sino quién lo hace, en alusión a que las tareas domésticas las siguen haciendo, mayoritariamente las mujeres. Así pues, para matar dos pájaros de un tiro, le podemos proponer al Gobierno que aquellas casas en las que se demuestre que las hacen los hombres, no se pague el recibo de la luz. Así seguro que llegamos antes a la igualdad.

Un gran avance en la igualdad