Gestionar una crisis supone tomar decisiones

|

Hace tiempo que los que tienen que gestionar la crisis sanitaria provocada por el coronavirus están en una encrucijada constante. Es evidente que lo que debe primar es la salud; mantenernos vivos, hablando claro. Pero no se puede dejar de mirar a la economía e incluso a las necesidades sociales de los ciudadanos. Y quedarse parado, esperando que pase lo que tenga que pasar, no es una opción. Hay que tomar medidas y endurecerlas cuando no queda más remedio. Lo de confiar en la responsabilidad individual ya sabemos que no funciona. El ejemplo más claro es que cada vez que se impone una restricción lo primero de lo que se habla en los grupos de Whatsapp es del fastidio de no poder hacer planes, no de los miles de contagios que han llevado a ese punto. Cerrar la hostelería puede suponer herir de muerte a muchos negocios, pero no hacerlo, ni tomar las decisiones que se tomarán en las próximas semanas, puede significar que ya no haya forma de contener la pandemia. FOTO: una terraza vacía en una calle de santiago de compostela | efe 

Gestionar una crisis supone tomar decisiones