Una candidatura anunciada

|

Tampoco se puede decir que hubiera mucho suspense. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, comunicó ayer en un acto con miembros de su partido que optará a la reelección por cuarta vez. Por mucha cara de sorpresa que algunos quisieron poner, la realidad es que su anuncio no hacía más que confirmar lo que todos sabían. Es más, ni tan siquiera Casado se atreve a cuestionar la decisión de Feijóo como sí está haciendo con la de Alfonso Alonso en Euskadi. Hoy por hoy, el presidente de la Xunta es no solo el mejor candidato posible sino que, además, Casado se evita, teniéndolo a 600 kilómetros de Madrid, que al regidor galaico se le ocurra pensar que, a lo mejor, llegó el momento de cambiar de aires y buscar su futuro en la política más allá del telón de grelos. Pues eso, que si consigue la reelección igualará el récord que todo el mundo suponía inalcanzable de Manuel Fraga y, lo mismo, tras otros cuatro años en San Caetano, hasta se siente con fuerzas para intentar batir esas cuatro legislaturas al frente de la Xunta que consiguió el político de Vilalba. Y, mientras, enfrente, las izquierdas multisiglas llaman a la unidad porque saben, en el fondo, que Feijóo es un hueso muy duro de roer. FOTO: Feijóo, agradecido | EFE

Una candidatura anunciada