El problema sin solución que va de mano en mano

|

Malos tiempos para estar en el equipo  directivo de un colegio. Y no solo por los meses de enseñanza telemática, reapertura estival y aprobado prácticamente general para los alumnos. Lo que viene ahora es peor. Porque con los continuos bandazos de las órdenes ministeriales sobre cómo organizar las clases a partir de septiembre, la responsabilidad de la seguridad sanitaria de los niños –y de los profesores, evidentemente– va a acabar recayendo sobre los propios centros. El despropósito es tal, que ante las protestas de las comunidades autónomas, que argumentan, por ejemplo, que no hay forma de tener clases de veinte alumnos en Infantil y Primaria por la falta de espacio para reubicar a los “sobrantes” y por falta de personal para atenderlos, la solución del Gobierno es permitirles aumentar ese número de alumnos como consideren conveniente. Ya se imaginan lo que significa esto, que las administraciones regionales dejarán al criterio de cada centro cómo organizar a sus estudiantes. Malos tiempos para ser director de colegio. FOTO: celaá, ministra de educación | aec

El problema sin solución que va de mano en mano