El fútbol terminó por imponerse

|

que a estas alturas, de eso que ahora han dado en llamar “Clásico” y que toda la vida fue el derby entre el Barcelona y el Real Madrid, pues que a estas alturas se hable más de los dos penaltis no pitados a los blancos que de las protestas de Tsunami Democratic, es una gran noticia. Sobre el partido, que había sido aplazado en su día por los disturbios en Barcelona, pesaba la amenaza de ser utilizado por los secesionistas para dar una repercusión internacional a eso que ellos y, ahora, Pedro Sánchez, llaman conflicto. Sin embargo, ni consiguieron evitar la llegada de los jugadores al campo ni el estadio barcelonés presentó un estado muy diferente al de otros encuentros. Hasta el happening de arrojar balones amarillos en el minuto 55 quedó absolutamente descafeinado. Al final, de lo que se habla en los corrillos es de la inutilidad del VAR y no de lo que unos pocos pretendían que se hablara. FOTO: Un empleado del NOu Camp retira balones amarillos | efe

El fútbol terminó por imponerse