La paciencia de Pedro Sánchez está a punto de saltar por los aires

|

la aprobación de los presupuestos está ya a la vuelta de la esquina. Tras el trámite en el Senado, volverán al Congreso para su aprobación definitiva y, a partir de ese momento, habrá que ver si se cumplen las sospechas de algunos politólogos que aseguran que el peso que Pablo Iglesias está demostrando en el Ejecutivo se diluirá como un azucarillo en el café. El planteamiento es muy simple. Sánchez necesita al líder de la formación morada para que le prepare el terreno para esa colación imposible que validará las cuentas. Por ello, el presidente está tragando muchos sapos, demasiados, a cambio de ceder protagonismo a Iglesias. Sin embargo, todos sabemos del rencor que Sánchez es capaz de almacenar y, quienes le conocen dicen que, a estas alturas, es muchísimo. FOTO: sánchez, sonriente | aec

La paciencia de Pedro Sánchez está a punto de saltar por los aires