Otra hazaña de la Marea gracias a la transversalidad

|

LA transversalidad es un concepto que lleva al éxtasis a la progresía y que significa que tú y yo compartimos competencias y así ni tú ni yo tendremos que hacer nunca nada, ni nos podrán exigir responsabilidades. Incluso la transversalidad se puede extender a tres: yo, tú y él o ella, que la progresía es muy correcta en el lenguaje. Por supuesto, la Marea, nasía pa’ganá, ha implantado la transversalidad en su modo de actuar –¿quizá de no actuar?, porque hacer, hacer, lo que se dice hacer, no hace mucho– y así ningún dedo acusador puede señalar a nadie por un fracaso. Es lo que sucede con respecto a los planes de promoción de las viviendas de alquiler social. De la construcción de pisos en el Ofimático o en Pontejos nunca más se supo desde que la xente do común anunció los proyectos; de la promoción inmobiliaria sí se supo y hasta puede que se sepa más en el juzgado, pues agraciado fue un abajo firmante que quería desahacerse de un cuchitril. Qué transversalmente inútil es la política municipal para facilitar el acceso a la vivienda de las personas desfavorecidas. FOTO: el solar de pontejos, vacío, como el día de su compra | aec

Otra hazaña de la Marea gracias a la transversalidad