Un castigo que sería ejemplarizante

|

En Portugal, los políticos lo tuvieron muy claro. Cuando diseñaron su plan de vacunación se incluyeron a ellos mismos entre los grupos prioritarios y asunto arreglado. Bueno, en realidad, esto ha abierto un profundo debate en el país vecino, pero, por lo menos no estamos asistiendo al patético espectáculo de enterarnos todos los días de unos cuantos caraduras que se han aprovechado de su cargo y su posición para inmunizarse antes que el resto. Nos queda el derecho a pedir su cese ya que su acción, al entender de la mayoría de los juristas, ni tan siquiera es constitutiva de delito, por mucho que, con estas dosis se pudieran haber salvado vidas de esas personas que sí integran los grupos prioritarios. Hay quien señala que un buen castigo podría ser dejarles sin la segunda dosis, pero, eso solo supondrían haber despreciado la primera. Tal vez sería mejor que algún juez concienciado decidiera condenarlos a realizar trabajos sociales, por ejemplo, en las UCI Covid, al fin y al cabo, ellos ya no pueden padecer la enfermedad. FOTO: El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), Miguel Ángel Villarroya, presentó ayer su solicitud de cese a la Ministra de Defensa, Margarita Robles | aec

Un castigo que sería ejemplarizante