Ferreiro confiesa que era un chapón

|

XULIO Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, no es un ser creado por la Marea, nasía pa’ganá, con apariencia de cuarentón; tuvo juventud e incluso infancia. En esos tiempos soñaba con ser jugador de voleibol y disfrutaba con los goles de Bebeto. Pero también iba medrando en compañía de los libros de texto. Así se lo confesó a los alumnos del instituto de Elviña cuando uno de ellos le preguntó si alguna vez había latado a clase. El alcalde lo negó y explicó que era uno de los chapones del curso y que los chapones no son muy dados a latar. Hasta puede que sea verdadera, pues a poca gente le gusta identificarse con los empollones. FOTO: xulio ferreiro | aec

Ferreiro confiesa que era un chapón