La lavandería de mentes de Gijón

|

EL Deportivo mandó la temporada pasada a Álex Bergantiños al exilio. Lo envió a Gijón con billete de ida, pero con la vuelta abierta por si había que anular el regreso. Ya de nuevo en casa, ha recuperado los galones y analiza lo que fue su etapa en la emigración: “El Sporting me vino bien para limpiar la mente”. Vamos, que fue como ir al monasterio de Samos de retiro espiritual. Por si acaso, no haría mal Tino en recuperar a los jugadores de calidad que hubo por aquí en los últimos años –Lucas “Buah, neno” Pérez, Babel, Çolak... casi pare usted de contar– enviarlos unos meses a Asturias y traerlos como nuevos... igual el Depor volvía a la Champions. FOTO: álex bergantiños | aec

La lavandería de mentes de Gijón