...Si es que son como niños

|

A Pablo Iglesias, además del título de marqués de Galapagar, habría que otorgarle el del “niño de las pataletas”. No hay semana que el que fue macho alfa (por cierto, admitido ya por la RAE) no se transforme en el protestón de la clase a cuenta de algún desplante que, con cierta mala leche (todo hay que decirlo) le hacen desde el sector socialista del Gobierno. El último fue el de dejarlo fuera de una comisión en la que se iba a controlar el reparto de fondos de la UE para la recuperación. Es difícil imaginarse a Pablo Iglesias perdiendo la oportunidad de meter el diente en semejante pastel tan apetitoso y quedándose callado al enterarse de que el organizador de la fiesta no le había mandado invitación. Queja, filtración interesada a un amigo más interesado, pataleta, tuit y todo arreglado. Sánchez, que últimamente parece el hermano mayor de esta jauría de críos que tenemos como Gobierno, pone paz y donde antes había unos pocos ahora están todos, que nadie se quede sin su trocito de pastel. Eso sí, hay quien dice que el olvido no fue tal y que era el castigo impuesto a Iglesias por saltarse las órdenes del profesor e irse en el recreo a jugar con los de Bildu. FOTO: Pablo iglesias, muy solito en el cole | aec

...Si es que son como niños