La primera bronca pública que ya tardaba

|

Ya estaba tardando en llegar la primera bronca pública entre miembros del Gobierno de uno y otro color. Al menos, en eso salen ganando los socialistas, que deben de estar más que hartos de que desde Podemos se filtren sus discrepancias. Y de modo interesado, claro. De hecho, la estrategia, utilizada probablemente desde que los políticos descubrieron el poder de la prensa, es un intento bastante feo de obligar a los de Sánchez a dar su brazo a torcer en las cuestiones en las que no coinciden con los podemitas. Lo que ellos justifican hablando de transparencia y normalidad para otros es falta de respeto e irresponsabilidad. Que María Jesús Montero le dijese a Pablo Iglesias “no seas cabezón” en esa charla tensa en los pasillos del Congreso es mucho menos de lo que podríamos esperar. FOTO: pablo iglesias y maría jesús montero, durante su tensa conversación en el congreso | ep

La primera bronca pública que ya tardaba